Actuación del grupo de trabajo de Huelga General en Madrid del 15M

Cuando surgieron los grupos de trabajo de Huelga General en el 15M, en agosto de 2011, trajeron una herramienta de la que hasta entonces no disponía el 15M. Ésta era la conexión con trabajadores y trabajadoras que, al margen de partidos políticos y sus sindicatos políticos, corruptos ambos, venían protestando en la más pura marginación.

No tenían mucho espacio en el 15M, ya que los grupos de trabajo laboral no tenían mucha evolución, estando el 15M formado mayoritariamente por jóvenes estudiantes a los que les había sido cortada la salida laboral; no disponían de un conocimiento de ese mundo bastante enrevesado.

Creo que fue la Marcha Anticrisis del 19 de junio en Madrid, que en columnas desde pueblos y barrios aglutinó a más de cien mil personas en la plaza de Neptuno y alrededores, con más de 140 asambleas del 15M apoyándola, lo que creó un interés de mutuo entendimiento.

Esta Marcha Anticrisis fue promovida desde enero-febrero de 2011 por asambleas que se habían creado en barrios y pueblos, y estaban formadas por individualidades, rebotados de partidos y sindicatos, o por individualidades que nunca habían confiado en ellos. Tenían relación con coordinadoras de sindicatos minoritarios que habían terminado por buscar una manera de aunar sus luchas y olvidar sus peleas intestinas, o dejarlas por el momento a un lado.

Principalmente la Asamblea de Vallekas por la Huelga General es la asamblea que más disposición tenia para hacer protestas y coordinase. Llevando una lucha permanente consistente en caceroladas mensuales en las puertas de la Junta Municipal del Distrito, contra la bajada de salarios y subida de precios, y concentraciones de protesta a la puerta de las sedes donde se firmasen recortes o reformas y manifestaciones.

Cuando surgió el 15M contactó con la acampada Sol y posteriormente en el barrio formó parte del grupo de trabajo de Laboral, y después del grupo de trabajo de Huelga General de Sol.

El grupo de trabajo de Laboral de Puente de Vallekas contactó con todos los trabajadores que tenían algún conflicto con sus empresas en el barrio, realizamos una tabla reivindicativa de mínimos y propusimos al grupo de trabajo de Huelga General de Sol una reunión de todos los grupos de trabajo relacionados con el tema laboral, para determinar cómo y de qué manera podíamos aunar esfuerzos para acometer una lucha que fuese más allá de las manifestaciones: la huelga general.

El grupo de trabajo de Huelga General de Sol poco a poco crecía hasta convertirse en una coordinadora sin quererlo el grupo. Pero llegó a adquirir una gran importancia, ya que se llegaron a reunir en torno a él casi todos los colectivos y coordinadoras que se movían en el ámbito laboral y que defendían la huelga como herramienta de lucha, tanto en el 15M como fuera de él.

Retomó una reivindicación obrera: las asambleas en los centros de trabajo. Solicitó de la APM una reunión de todos los grupos del 15M relacionados con el tema laboral, tanto de los barrios de Madrid como de los pueblos. De las cuales saldrían dos reuniones que sirvieron para unificar los criterios para ir a una huelga general. Fue parte activa en la creación de “bloques críticos” que actuaban en manifestaciones radicalizando las vindicaciones de los sindicatos pactistas, incidiendo en sus bases. Estos “bloques críticos” con el tiempo se convirtieron en Madrid en el Bloque Unitario a través del cual se gestarían las dos huelgas generales de 2012, en Valencia surgiría el Bloque Critico y últimamente en Zaragoza surgiría el Bloque Critico de Clase y Combativo, con las mismas expectativas que el originario Bloque Unitario en Madrid.

Las iniciativas del grupo de trabajo de Huelga General de Sol, desde sus humildes reuniones en la plaza del Carmen, fue adquiriendo cada vez más importancia. No le fue nada fácil desenvolverse en el ámbito social en el que se movía y se mueve el 15M. Por una parte porque en el mundo del trabajo inciden una multitud de organizaciones, desde corporativas a sindicatos de clase de todos los ámbitos políticos, a colectivos profesionales, que mantienen su fuerza dentro del ámbito laboral.

También el 15M, siendo un movimiento social formado por gente de todas las clases sociales, que de repente es capaz de quitarle el protagonismo político al propio Parlamento, en el mundo laboral ve que las cosas no funcionan de igual manera que el mundo político y parlamentario. Hay sindicatos que no funcionan ejecutivamente como los partidos políticos, que funcionan por asambleas como el 15M. Y el ámbito laboral les concierne a los y las trabajadoras, no a toda la sociedad; no a los empleadores y empresarios, al ser intereses enfrentados los unos frente a los otros.

En la Asamblea General de Sol ya se vio a los pocos días de estar en funcionamiento que el tema de la huelga general jamás saldría por consenso; siempre habría alguien que bloquease: comerciantes, pequeños empresarios, empleadores o mandos intermedios, que sí tienen cabida en el 15M, pero que el tema de la huelga atacaba sus intereses, o gente que no veía que fuésemos capaces de hacer una huelga general ante la división y desorganización de los trabajadores, porque el protagonismo de la huelga correspondía a los trabajadores en general, estuviesen o no organizados en el 15M. El caso es que hasta que no surgieron los grupos de trabajo de Huelga General este tema permanecía en suspenso dentro del 15M y fuera.

Fue importantísima la labor realizada en el okupado Hotel Madrid, con las jornadas descentralizadas que realizó el grupo de trabajo de Huelga General del 15M, donde tuvimos posibilidad de conocer cómo los recortes y reformas estaban incidiendo en todos los sectores sociales al mismo tiempo. En estas jornadas se entablaron contactos entre sectores que antes no los tenían, se crearon de nuevo grupos de trabajo laborales y grupos de apoyo a la huelga general en barrios y pueblos, que en torno al Bloque Unitario iban adquiriendo cada vez más fuerza. Dando a su vez mas potencia y confianza al 15M y a la intención de realizar una huelga general.

Esto mismo se hacía en las demás provincias, extendiéndose tanto la creación de los bloques críticos como grupos o asociaciones pro huelga general, tanto dentro como fuera del 15M.

Tras la huelga general del 29 de marzo de 2012, la sorpresa fue absoluta, y agradable a su vez: habíamos sido capaces de hacer la huelga ante la incredulidad de mucha gente. Hasta tal punto fue la incredulidad de su realización que se refleja en las valoraciones posteriores de los grupos que la fomentaron. La constatación de que sí podíamos tener confianza en nosotros mismos para acometer una lucha de esa naturaleza nos dio más seguridad y garantía para afrontar con más fuerza la lucha social que llevábamos adelante.

Acometer la segunda huelga, el 14 de noviembre del mismo 2012, resultó algo más sencillo que la primera. El 15M demostraría que en esto tampoco se quedaba atrás en su lucha. Dio un paso que podía dejar atónitos a quienes les lanzaban las mordaces críticas que todos conocemos. Esta huelga fue una huelga europea, la 1ª desde la Segunda Guerra Mundial que el 15M y otros movimientos y sindicatos asamblearios venían reclamando realizar desde diversos países, como así nos lo hicieron saber al grupo de Huelga General. Esta insistencia era tal que en el 15M se llegó a crear el grupo de trabajo de Huelga General Internacional.

La represión contra ambas huelgas fue mayúscula: en total enviaron a prisión a seis personas, cinco en Catalunya y una en Madrid; el total de detenidos se acerca a 500, la Policía fue a detener a gente a sus domicilios, institutos, puestos de trabajo y por supuesto en la calle. De la huelga general del 29 de marzo de 2012 estuvieron deteniendo a gente hasta el mes de Agosto de ese año. En estos dos días de huelga general se detuvo al mismo número de personas que en todas las demás protestas de ese año.

Esta represión nos hizo a la gente involucrada en las huelgas involucrarnos también en la lucha antirrepresiva. No íbamos a dejar solos a los represaliados de las huelgas, y nuestra lucha antirrepresiva se extendió también en apoyo a los represaliados de todas las protestas. Esto nos ha llevado dos años de denuncia y solidaridad que ha traspasado nuestra capacidad de coordinación de la misma, por lo extensa de la misma. Teniendo que dejar que se desarrollase autónomamente por sí misma, extendiéndose por todas partes del país e incluso fuera de él.

El trabajo en este sentido ha sido y es bastante duro, desde contactar con los familiares de los más represaliados, los encarcelados; acompañarlos a los centros penitenciarios; proporcionarles alojamiento, información, abogados y toda la colaboración que necesitasen. Desplazarnos por todas las provincias en respuesta a las peticiones de información de las mismas, además de universidades y múltiples locales de asociaciones de todo tipo.

Madrid, a 8 de mayo de 2015.

Informe realizado por Manuel Salguero Soriano, del la Asamblea de Vallekas por la Huelga General y del grupo de trabajo de Huelga General de Madrid del 15M

Be Sociable, Share!
Etiquetas: ,