Villaverde: de fiestas y… ¿festines?

Foto: Asamblea 15M Villaverde

Asamblea 15M Villaverde

Durante el pasado mes de julio volvían las fiestas a los barrios de nuestro distrito. Evidentemente, es un hecho a reconocer a la nueva Junta Municipal, aunque estimamos que habrá que analizar y sacar conclusiones para no volver a cometer los mismos errores, algunos de ellos bastante graves, que deberían ser eliminados de raíz en próximas ocasiones.

Nos referimos especialmente a una práctica extendida entre partidos políticos, sindicatos y asociaciones que nos parece altamente vergonzosa, pues supone un camino más hacia la privatización. Y es que la actual normativa permite que dichas entidades, adjudicatarias de casetas, subarrienden la gestión de las mismas a empresas hosteleras, generando así beneficios para entidades privadas. Este tipo de prácticas deberían ser erradicadas totalmente para futuras fiestas, ya que quitan espacio para asociaciones que verdaderamente las gestionan por sí mismas. Hay que recordar que los partidos políticos se distribuyen las mejores ubicaciones en el recinto ferial, hecho que aumenta la gravedad de la práctica que hoy denunciamos.

Además, si los “subarrendadores” no hubieran pagado los impuestos correspondientes por metro cuadrado ocupado, estaríamos ante un caso de competencia desleal con los puestos de feriantes que sí los pagan. Decimos esto porque los partidos y las asociaciones estamos exentos de abonar dichos impuestos, y tampoco pagamos luz, ni agua, ni el montaje de la estructura de la caseta. Entendemos que es necesaria transparencia en este sentido, pues podríamos estar ante un injusto privilegio de esas “empresas subarrendadoras” con respecto a las demás que utilizan las fiestas legítimamente como un bien mercantil.

Que esta práctica la efectúe también la propia Asociación de Comerciantes de Villaverde parece un chiste de mal gusto… Y con respecto a esta asociación se debería explicar en el próximo pleno quién autorizó a última hora el cambio de lugar de su caseta, trasladándola desde otra calle segundona, donde estaban “exiliadas” las casetas de CNT, la del 15M y PAH y la de la Peña Flamenca (que tampoco apareció, en cuanto también subarrendó su caseta), a unos pocos metros del palco principal, saltándose los acuerdos establecidos por el comité de fiestas de Villaverde Alto.

Por otra parte, recordamos que los partidos políticos que han participado poniendo caseta en las distintas fiestas de los barrios del Distrito —y en todo Madrid— tienen la obligación de hacer público el destino del dinero recaudado —y no estaría mal que lo hiciesen en un pleno de la Junta, para que así quede constancia por escrito y pueda ser comprobable—, ya que la Ley Orgánica 8/2007 sobre Financiación de Partidos Políticos establece explícitamente que éstos “no podrán desarrollar actividades de carácter mercantil de ninguna naturaleza”. Y “lo recaudado” incluiría ambas posibilidades: ya sea con la participación de sus militantes o porque las casetas hayan sido subarrendadas.

Animamos al “Ayuntamiento del Cambio” a que el próximo año zanje definitivamente este asunto, ya que, puestos a sospechar, si nos ponemos a sumar en todos los barrios de Madrid donde se celebran fiestas, los partidos políticos habrían podido financiarse ilegalmente con decenas de miles de euros. Por ello, si es todo correcto y legal —como queremos suponer—, que publiquen, en un acto de transparencia, a qué organizaciones o causas solidarias han donado lo recaudado. Por el contrario, si se detectaran irregularidades en el cumplimiento de la Ley de Financiación de Partidos, esperamos que se investigue años atrás, hasta donde mantenga vigencia la misma.

 

Be Sociable, Share!