Un vídeo por nuestros derechos

Xnet

A una semana de un debate crucial en el comité de Mercado Interno y Protección del Consumidor del Parlamento Europeo, Xnet lanza un vídeo-denuncia: Stop #CensorshipMachine, por una ley de copyright que respete nuestros derechos y libertades.

Esta campaña se realiza en coordinación con las principales organizaciones internacionales de derechos digitales: EDRi, EFF, La Quadrature du Net, Bits of Freedom, Open Media y Epicenter.Works.

Una nueva reforma del copyright se está llevando a cabo en la Unión Europea. Una reforma que plantea colocar a las grandes empresas de Internet como jueces y policías de la red, convirtiéndola en una inmensa máquina de censura.

Debemos actuar para defender nuestra libertad de expresión, libertad de educar, libertad de hacer memes (y si te digo que memes por todas partes podrían desaparecer…), libertad de parodia…

(— Todo contenido generado por los usuarios debe ser monitorizado y filtrado.

—Mein Führer, pero hay excepciones y limitaciones…

— ¡Me importan un bledo los derechos de los usuarios!)

…libertad de remezcla y mashup, libertad de hacer gifs, libertad de bailar con la música, libertad de hacer wikis, libertad de cita, libertad de tocar, libertad de jugar y libertad de hacer cosplay.

Todo este contenido y mucho más podría desaparecer si se crea la máquina de la censura. Aún podemos evitar que esto pase. Pide a tu eurodiputado o eurodioputada que detenga la #CensorshipMachine en: https://savethememe.net

Por una ley de copyright que respete nuestros derechos y libertades y no mutile Internet. Este mashup puede también ser censurado, por lo que invitamos a difundirlo cuanto antes.

STOP #CENSORSHIPMACHINE

 

CONTEXTO

Lejos de reformar la ley de copyright para actualizarla a las nuevas maneras de comunicarnos y compartir información de la era digital y su potencial innovador y económico, la Comisión Europea se limita a conceder los deseos de los grandes lobbies de medios de comunicación y empresas audiovisuales, ansiosos por poner coto a Internet.

En particular su artículo 13 y recitales 37–39 requiere a los sitios web, plataformas y servicios online el desarrollo de una #CensorshipMachine que permita la monitorización sistemática y masiva del contenido subido por los usuarios, filtrando cualquiera que pueda incluir contenidos identificados por titulares de copyright.

Este reconocimiento automático compararía las subidas de los usuarios con enormes bases de datos de obras que las grandes industrias culturales se dedicarían a engordar más y más con todos y hasta el más marginal de sus contenidos. Este sistema favorece de manera evidente a las grandes empresas, que tienen los recursos y equipos legales para dedicarse a alimentar todas estas bases de datos, respecto a nuevos y pequeños autores y creadores sin esos recursos administrativos y legales.

 

Derechos y libertades

Este filtrado automático, no según lo que es legal o ilegal, sino según el señalamiento por parte de los titulares del copyright, borraría de un plumazo todas las excepciones al mismo existentes: nuestro derecho a la cita, a parodia, con fines educativos, por interés público y demás formas de libertad de expresión totalmente legales que un sistema automático de censura no sería capaz de evaluar como formas legales y libres de uso de estos contenidos sujetos a copyright.

Una máquina de la censura en manos de los trolls del copyright que haría desaparecer la mayoría de gifs, memes, videocríticas, parodias, covers, tutoriales, gameplays y otros muchos contenidos cotidianos de la faz de Internet.

Más aún, la propuesta responsabilizaría legalmente a los servicios y plataformas de Internet que no hayan tomado las medidas necesarias para implementar el filtrado si las subidas de sus usuarios incluyen contenidos bajo derechos de autor. Para prevenir estas responsabilidades legales, las compañías se verían forzadas a la monitorización agresiva y la eliminación preventiva de contenidos, convirtiéndolas en la Policía de Internet y a la Unión Europea en la zona con la red de Internet más restrictiva del mundo. Un ataque sin precedentes a la libertad de expresión y de información.

Puedes encontrar la lista de excepciones y limitaciones a las que tenemos derecho y están amenazadas aquí: “Excepciones y limitaciones al copyright en el Estado español”

La reforma del copyright debe ser en positivo, no socavando nuestros derechos, sino empezando por la puesta en común y al alza en toda la Unión Europea de todas las excepciones al copyright presentes en los varios Estados miembro, que permiten, por razones de interés público o por no suponer ningún perjuicio al titular del copyright, el uso libre y legal de obras sujetas al mismo.

 

Potencial de innovación en el ciclo económico

La reticencia de las industrias culturales a adaptarse al nuevo ecosistema digital, presionando por legislaciones ad hoc desproporcionadas como la Censorship Machine, aplastan el potencial creativo e inventivo de la sociedad en red.

En un contexto en el que la línea que diferencia a los creadores y a los consumidores de cultura está cada vez más desdibujada, el futuro del desarrollo cultural pasa por aprovechar las nuevas formas de crear y compartir cultura, información y conocimiento para construir una economía de la cultura no-monopolizada.

Ejemplos como el de la canción Somebody that I used to know de Gotye lo revelan. Como se puede ver en las estadísticas, el videoclip original de la canción pasa sin pena ni gloria desde su lanzamiento hasta enero de 2012. En este momento, Walk off the Earth, un pequeño grupo de covers nacido en Youtube, consigue cifras astronómicas de vistas con su versión viral de la canción de Gotye usando una guitarra a diez manos.

Gotye podría haber censurado ese vídeo por copyright. Sin embargo, reconoció la creatividad de la banda emergente, cuya viralidad popularizó su obra como nunca antes, llevando a su canal decenas de miles de visitas y subscriptores. El mismo Gotye respondió al aluvión de covers de su canción que siguió con un mashup vídeo-homenaje: “Gotye – Somebodies: A YouTube Orchestra”.

La propuesta de reforma del copyright tendría, además, consecuencias nefastas para la economía y la competitividad de las pequeñas y medianas empresas en Internet. Gigantes como Google o Facebook pueden asumir los costes económicos del desarrollo y la implementación de este software, pero los servicios y los sitios web pequeños que permiten la subida de contenidos a sus usuarios y no puedan asumir los gastos de desarrollo o licencia deberán cerrar o exponerse a responsabilidades legales.

 

Sin ‘memes’, no hay democracia

Una vez desarrolladas estas tecnologías existe un gran peligro de que los Gobiernos decidan emplearlas, también, para filtrar otros tipos de contenidos. Por ejemplo, para suprimir contenidos LGBTI en los países donde se persigue la homosexualidad o para eliminar discursos contrarios al régimen político establecido y suprimir sátiras de personajes públicos o políticos.

 

#SinMemesNoHayDemocracia

 

Comparte!