Puertas giratorias

Solfónica

Solfónica

Hay una única profesión (junto a la de multimillonario) que no solo no ha decaído con la crisis, sino que ha aumentado: la de político trasplantado a la gran empresa.

Por lo que se deduce, en las Cortes Generales y en los tablones de los partidos políticos hay un anuncio mas o menos en los siguientes términos:

“¡Ha llegado el momento de que te devuelvan esos favorcillos! ¡Aprovéchate ahora de la estabilidad laboral e interesantísimas condiciones!

¿A qué esperas?

Oferta de empleo.

Sectores y porcentajes en los que se han repartido hasta ahora:

Energético 47,3%, bancario 19,7%, farmacéuticas 7,8%, sanitario 6,5%, constructoras 5,2%, y otras como transportes, comunicaciones, etcétera.

Jornada: flexible y elástica.

Funciones: ser “uno de los nuestros” sin definir.

Experiencia requerida (porcentajes de los que ya han sido empleados):

— Imprescindible experiencia como cargo en el PP (el 64%), el PSOE (28%), PNV (3%), o CIU (2%). Preferiblemente en puestos de gobierno. Se valorará preferentemente en cargos de gobierno. Muy a tener en cuenta si han sido ministros, vicepresidentes o presidentes.

Se valora:

— Título nobiliario.

— Contar con apellidos remarcables: González, Aznar, Fabra, Rato, Aguirre, Pujol…

— Buenas conexiones sociales, pertenencia al Club Deportivo Puerta de Hierro, haber estudiado en el Colegio del Pilar, haber asistido a bodas de hijos o de hijas de “grandes hombres”.

— Carencia de principios morales.

— No hablar inglés pero saber poner acento chicano.

— Haber visitado Panamá y Suiza.

Se ofrece:

— Sueldo entre los 20.000 y 300.000€ mensuales.

— Seguro médico privado.

— Tarjeta black.

— Viajes en hoteles exclusivos o embajadas.

— Coches privados e incluso en ocasiones escolta

Otros empleos que te pueden interesar:

— Cuerpo diplomático, consejerías, fundaciones, comisiones, organismos estatales…”.

Según Público, alrededor de 60 ex-gobernantes “trabajan” para empresas del IBES. Para Diario 16 en 2015 eran 77. De las 35 empresas del IBES, 22 tienen en sus nóminas algún ex-alto cargo.

¿Por qué estas empresas se gastarán tantísimos millones de euros en las nóminas de unos consejeros que no tienen idea de lo que tienen que aconsejar, que no tienen nada que hacer, salvo asistir de vez en cuando a los consejos, sin obligación de participar ni aportar trabajo alguno? Sin pensar mal, será por agradecimiento a los servicios prestados, o bien para aprovecharse de sus influencias, contactos, relaciones…

En España ya existe la Ley 5/2006, según la cual los altos cargos han de esperar dos años antes de asumir responsabilidades en empresas privadas que tengan relación con la actividad que ejercían en su cargo público. Hay veces que no se cumple.

Unidos Podemos ha presentado toda una batería de enmiendas a la Ley Integral Anticorrupción de Ciudadanos (pactada con el PP) para aumentar de los dos hasta diez años la incompatibilidad.

Pablo Casado ha dicho: “si prohibimos que los políticos pasen a las empresas, miles de periodistas, médicos, ingenieros y abogados no querrán venir a la política, porque la puerta giratoria está mal vista para volver luego a su profesión”. Él sabrá por qué lo dice.

Sería importante castigarlos con auténticas condenas, si han cometido algún delito, y que sientan un auténtico rechazo social. ¿Hasta cuándo padeceremos estas garrapatas?

 

Comparte!
Etiquetas: , ,