Finalmente han desahuciado a Lidia, Santi y sus cuatro hijos

Asamblea Popular de Carabanchel

Asamblea Popular Carabanchel 15M

Sí, finalmente han desahuciado a Lidia, Santi y sus cuatro hijos. Ha sido en la mañana del 13 de junio. El pasado 2 de junio la movilización vecinal consiguió parar el desahucio y que se aplazara 11 días. Pero parar este segundo desalojo policial ha sido imposible. De madrugada, a las 6:15 a.m., una decena de furgonetas de la UIP ya acordonaban e impedían el acceso a la zona. Esta vez, la movilización vecinal no ha sido suficiente, y Fidere, el fondo buitre que se benefició de la privatización de las viviendas públicas de protección oficial, tiene una casa vacía más y una familia sin techo bajo el que dormir.

Unos metros frente al portal y estrechamente acordonados por antidisturbios, desde primeras horas de la mañana, se ha ido congregando un grupo numeroso de personas, que ha permanecido gritando consignas en las inmediaciones del inmueble. Todas han sido identificadas por la Policía.

Hacia las nueve de la mañana, y tras haber accedido al interior del edificio, la Policía, provista de arietes, ha tirado la puerta abajo y entrado en la vivienda. Ahí han desalojado a la decena de personas que desde la noche anterior había permanecido con Santi y Lidia en su vivienda para tratar de resistir.

Lo verdaderamente grave es que una familia con cuatro menores se ve privada de un elemento fundamental para construir su vida como es su hogar. Lidia y Santi han tenido que recurrir al tristemente famoso Samur Social para tener techo esa noche, ante la negativa de Fidere de conceder alquiler social o de abrir algún tipo de negociación y la falta de una oferta de alternativa habitacional viable por parte del ayuntamiento de Madrid. El viernes 9 de junio, tras iniciar una acampada ante la junta municipal de Carabanchel, ésta se había comprometido a, en el plazo de 15 días, pagarles el alquiler de una vivienda hasta que les otorguen una vivienda pública. Pero, ¿y mientras? Es decir, que entre que el Ayuntamiento empiece a ayudarles y asuma el alquiler de una nueva vivienda y el desahucio del martes 13 de junio hay 15 días para los que Lidia, Santi y sus cuatro hijos no tenían techo.

Esta falta de alternativa habitacional para proteger a las familias desahuciadas contrasta con el número enorme de viviendas vacías que hay en la ciudad y con las promesas electorales de Ahora Madrid antes de ganar las elecciones. Hoy es más importante que nunca seguir construyendo contrapoder y organizarnos para plantar cara a las lacras de este sistema. No vamos a consentir que gente tan maravillosa como la familia de Lidia y Santi vea cómo se vulneran sus derechos, y haremos lo posible por que tengan todo lo que necesitan.

 

Be Sociable, Share!