El Solar se queda: construimos salud

@solarantoniogrilo

Solar de Antonio Grilo – Solar maravillas

Hace unos días, la asesoría jurídica del ayuntamiento de Madrid hizo público su informe positivo para la cesión del suelo municipal sito en la calle Antonio Grilo nº8 a la Comunidad de Madrid, para la supuesta construcción de un centro de salud de Atención Primaria, dotación largamente demandada por el vecindario del barrio y promesa largamente incumplida por las instituciones públicas.

Como parece que no hay bien que con mal no venga, la noticia, lógicamente, implicaría la desaparición de lo que vecinas y vecinos construimos de manera autogestionada en este espacio de forma continua o puntual: talleres de escritura, inglés, música, yoga, encuentros y charlas sobre salud, alimentación, derechos y libertades, cine de verano, jardín-huerto urbano, punto de encuentro directo con productores agroecológicos, punto de agrocompostaje, espacio verde con sombra, espacio infantil de recreo y suelo blando en este barrio de seco asfalto. Éste es el único espacio del barrio donde pueden tener lugar todos estos insignificantes actos.

No vamos a permitir que se plantee desde las instituciones la falsa dicotomía de centro de salud y Solar Maravillas, al igual que no aceptaríamos esta argumentación si se tratara de cerrar una escuela infantil para abrir una biblioteca, o de cerrar una biblioteca para abrir un polideportivo o cerrar un polideportivo para abrir un espacio de encuentro y gestión ciudadana, pues todas las dotaciones públicas son necesarias y deben ser garantizadas por las instituciones y no empleadas para buscar un lavado de imagen política.

Por otra parte, como vecinas y vecinos del barrio, tenemos derecho a conocer qué centro de salud quieren construir en Antonio Grilo, qué dimensiones tienen planificadas, qué población será capaz de atender y en qué condiciones, quién construirá el mismo, a cambió de qué o cuánto, y quién lo gestionará. Aún no se ha transmitido esta información de forma concreta y transparente a la ciudadanía, y consideramos que debería ser lo primero. Por todo ello, reclamamos la necesidad de que todas las Administraciones se impliquen en satisfacer las necesidades de los habitantes de este barrio, que exploren todo el patrimonio inmobiliario que mantienen en desuso o infrautilizado para satisfacer las demandas vecinales, que el proceso no se haga de espaldas a una ciudadanía madura, responsable y conocedora de las prioridades del barrio y que todo esto se haga sin perjudicar las experiencias ciudadanas de empoderamiento que solo hacen del barrio un lugar más rico, más saludable, más democrático, más plural y más empoderado.

Asimismo, instamos a que todo el tejido asociativo del barrio y todos los habitantes en su conjunto planteen sus necesidades y las exijan ante las instituciones en un proceso transparente y participativo, porque tenemos la convicción de que sí se puede si existe la voluntad de que así sea.

#SolarEsSalud

 

Comparte!