El Orgullo Crítico exige al oficial ‘que no haga negocio con las preferencias sexuales’

Foto: Asamblea transmaricabollo 15m

SATO DÍAZ | cuartopoder

Más de 2.000 personas recorrieron el centro de Madrid en la manifestación del Orgullo Crítico LGTBI. Distintos colectivos sociales reclamaron en las calles una igualdad real para todas las orientaciones sexuales, distinciones de género y grupos de sexualidades minoritarias e invisibilizadas. Además, clamaron contra la mercantilización de la celebración del Orgullo LGTBI, exigiendo que “no se haga negocio con los cuerpos de las personas, ni con la forma de amar, ni con las preferencias sexuales o identidades de género de nadie”. La marcha partió, bajo el eslogan “Orgullo Crítico 2016: orgullo, resistencia y autodefensa”, desde la plaza Nelson Mandela del madrileño barrio de Lavapiés, sobre las ocho de la tarde, y finalizó en la plaza Pedro Zerolo de Chueca.

El ambiente en todo momento fue festivo y reivindicativo. Los disfraces y las performances se sucedían a lo largo de toda la marcha, como el funeral por las cuarenta y nueve personas asesinadas en Orlando, Estados Unidos, hace unas semanas. La música en la megafonía y una batucada animaron el recorrido en todo momento. No hubo ningún incidente a pesar de la fuerte y permanente presencia policial, los agentes escoltaron a la marcha desde principio a fin. Muchos turistas y paseantes quedaron atónitos al encontrarse con la manifestación y escuchar las proclamas. Los móviles no tardaron en grabar la escena, sobre todo mientras recorrían las calles más transitadas, como la Puerta del Sol o la calle Montera. La protesta cortó el tráfico de la Gran Vía durante varios minutos.

Las reivindicaciones de los colectivos convocantes de la protesta son “un orgullo no mercantilizable, no consumible e inclusivo”. “Gritamos para denunciar la utilización capitalista y heteropatriarcal de nuestras disidencias, y cuestionamos un modelo como el de Chueca, donde el dinero y el ocio se venden como referentes de nuestra liberación”, añade el manifiesto. Denuncian también las agresiones homófobas y piden una mejor respuesta por parte de las instituciones públicas, así como la no discriminación en el puesto de trabajo por las diferencias sexuales y de género. También protestan contra el acuerdo entre la Unión Europea y Turquía en materia de inmigración y refugiados. “Denunciamos la instrumentalización por parte del sector islamófobo europeo de los discursos feministas y pro derechos LGBTIQ+ para criminalizar a la población

musulmana y a otras minorías étnicas”, prosigue el texto, haciendo especial énfasis en la política de ocupación israelí sobre la población palestina. “Salimos a la calle para visibilizar una gran

cantidad de identidades, orientaciones, expresiones y opciones fuera de la cisheteronorma y el monosexismo”, concluye el manifiesto de esta manifestación del Orgullo Crítico 2016, un orgullo que se autodefine “horizontal, anticapitalista, antirracista y transfeminista”.

Las proclamas y cánticos de los manifestantes fueron muy variados, mordaces y, en muchas ocasiones, festivos, también contra el acuerdo entre la Unión Europea y Turquía y las políticas migratorias. “Abrid las fronteras, queremos más bolleras” o “Ley de Extranjería para la Reina Sofía”, son algunas de ellas. “Luchar, crear, orgullo trans”, “Me gustan las peras, me gustan las manzanas, en la cama me meto con quien me da la gana”, “Placer anal contra el capital, placer clitoriano contra el Vaticano” y “La revolución será diversa”, eran otros lemas. También se reclamaron derechos sexuales para minorías como los intersexuales o los asexuales, así como para las personas con diversidad funcional. Mucha presencia de pancartas y carteles visibilizando la bisexualidad, que es la lucha global del movimiento LGTBI de este año.

 

Be Sociable, Share!