El bono social y otras medidas de supervivencia

Yolanda Picazo/Plataforma por un nuevo modelo energético.

El nuevo Bono Social aprobado el pasado mes de octubre ya cuenta con objeciones desde diferentes sectores, cooperativas energéticas, servicios sociales, colectivos, consumidores, etc.

Entre las principales se encuentra que el actual real decreto solo protege contra los cortes de luz, sin atender la pobreza energética que también afecta a otros servicios básicos como el gas o el agua, imprescindibles para poder mantener unas condiciones de higiene y temperatura adecuadas en nuestros hogares, puesto que la mayoría de sistemas de calefacción no son eléctricos.

La electricidad más cara de Europa y los salarios más mínimos

Según las cuentas presentadas el pasado 7 de noviembre ante la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Iberdrola, Endesa y Gas Natural Fenosa han registrado conjuntamente un beneficio de 55.048 millones, lo que supone también un incremento del 5,4% frente a los 52.220 millones registrados el año pasado.

Mientras, el resto de los mortales vivimos y nos movemos en un contexto en el que pagamos los precios más altos por la electricidad de la UE y cobramos los salarios mínimos más bajos, y en el que en los últimos años hemos visto morir a personas como consecuencia de la pobreza energética.

El precio de la electricidad durante el pasado mes de junio ha alcanzado los 50,25 euros el MWh en nuestro país, lo que hace que sea abismal la diferencia de precio en países como la vecina Francia donde el MWh está en 32,7 euros o Alemania a 30 el MWh.

Esto se suma a que abismales son también las diferencias entre los salarios mínimos que se establecen en: 825 euros en el estado español, 1.498 euros en Alemania y 1.480 en Francia.

El nuevo Bono Social

Las personas que ya estén recibiendo el bono social lo podrán mantener durante seis meses sin necesidad de volverlo a renovar. Las nuevas solicitudes para acogerse al bono social podrán hacerse directamente con las compañías comercializadoras.

En el nuevo bono social se han conseguido incluir los criterios de nivel de ingresos, vulnerabilidad y exclusión social y se recogen también medidas para evitar el corte de suministro eléctrico por falta de medios económicos.

¿Quién lo puede solicitar?

Hasta ahora, el bono social se aplicaba en función de criterios tales como la potencia contratada, estar todos los miembros de una unidad en situación de desempleo o percibir una pensión mínima.

Los descuentos del bono social de ahora en adelante se regularán en función de la renta y se distinguen así a los beneficiarios en tres categorías: vulnerables, vulnerables severos y en riesgo de exclusión social.

Los consumidores vulnerables podrán beneficiarse de descuento de hasta el 25%

Según esos criterios, solo podrán acogerse las familias que no perciban más de de 1.000 euros mensuales. Una persona sola o una pareja que tenga ingresos superiores a 1000€ al mes no estaría considerada como vulnerable, pero sí una familia de dos miembros jubilados que pueden percibir hasta 1.200€ y/o las familias numerosas que podrán obtener ingresos de hasta 10.000€ mensuales y aun así verse beneficiados por el bono social con una reducción de su factura de hasta un 25%.

Los consumidores vulnerables severos podrán beneficiarán de reducciones de hasta un 40%

Las personas con discapacidad, víctimas de violencia de género o de terrorismo considerados “vulnerables severos” tendrán un descuento del 40%, siempre que su renta familiar no alcance los 5.000 euros anuales y puedan acreditar su condición.

Los consumidores en riesgo de exclusión social podrán percibir hasta el 50%

El real decreto establece una tercera categoría, la de consumidores en riesgo de exclusión social, que además de tener rentas por debajo del umbral fijado para los consumidores vulnerables severos, son atendidos por los servicios sociales de su comunidad autónoma y esta les paga el 50 % del importe de su factura.

Cortes de suministro

Según establece el real decreto a los consumidores vulnerables severos y en riesgo de exclusión no se les podrá cortar la luz en caso de impago.

Las comercializadoras estarán obligadas a comunicar los impagos en un plazo máximo de dos meses, ese plazo se ampliará de dos a cuatro meses para los consumidores vulnerables. En caso de impago, las compañías eléctricas deberán informar a los consumidores sobre la posibilidad de solicitar el bono social.

Si aun así estás fuera y no puedes optar por el Bono Social

Puedes pagar menos en el recibo de la luz con medidas que van desde ajustar la potencia, reducir el consumo, contratar la discriminación horaria, no contratar servicios adicionales con las compañías eléctricas -que son las más fáciles de adoptar sin cambiarse de comercializadora-, hasta consumir energía de una cooperativa 100%, participar en iniciativas ciudadanas de producción y autoconsumo.

Todo depende de las circunstancias personales y de hasta dónde somos capaces de llegar, por garantizar nuestro derecho a un bien de primera necesidad como es la electricidad.

 

 

Comparte!