Anteproyecto de la Ley del Suelo de la CAM, o la pesadilla de las burbujas

MEDIO AMBIENTE SOL 15M

Se ha denunciado ya que el PP legisla en la Comunidad de Madrid para favorecer intereses particulares o desbloquear proyectos obstaculizados por la legislación vigente o por la justicia, y esta ley sigue esta línea. Las consecuencias son imprevisibles, pues no solo permite llevar a cabo un proyecto ilegal, sino que se legaliza esa forma de proceder.

En la tramitación se ha hurtado la participación pública que la Ley 27/2006 de 18 de julio ampara. Según los servicios jurídicos de la CAM, no ha lugar “porque esta ley no afecta a ningún elemento o factor ambiental”.

Se quieren convertir en suelo urbano todas las construcciones ilegales, además se ejecutará sin cesiones de suelo público, que también se reducen considerablemente para las nuevas actuaciones, y no se aborda el problema de las viviendas vacías.

No se tienen en cuenta los temas de contaminación, salud pública, movilidad, sostenibilidad o calidad del aire que se encuentran en la Agenda Urbana de la ONU, ni la reserva de tierras para el sector agrario y ganadero. Se continúa con los convenios urbanísticos, herramientas clave en los presuntos casos de corrupción.

En la ciudad consolidada el patrimonio queda muy desprotegido y se pondrá al servicio de los intereses y negocios privados. El suelo urbano consolidado y el subsuelo son nichos de negocio por su interés artístico, histórico y turístico o especulativo. Se acentuarán los procesos de gentrificación, ya que se facilita la intervención e inversión privada. Aumentan los riesgos de que se vuelvan a provocar incendios y otras agresiones ambientales para permitir la construcción en terrenos no urbanizables.

La ley anterior condenaba todo el territorio a la urbanización, la nueva ley permite un régimen de usos espeluznante (de especulación) tanto en no urbanizable común como protegido: usos tradicionales, para vivienda, comercio, para actividades extractivas, científicas, docentes, divulgativas. También para actividades de “desarrollo rural sostenible” incluso fuera de ordenación: establecimientos ecuestres, cría de ganado, banquetes en BIC, etc. Para actividades culturales, residenciales, de cariz hostelero, y con carpas desmontables. Todos estos usos están incluidos en espacios protegidos salvo si la ley o el planeamiento los prohíben (ni las leyes ni el planeamiento lo mencionan porque ni de lejos se preveían estos usos en suelo protegido).

 

Be Sociable, Share!