#8M: Huelga general feminista

Raquel Glez. (Comisión 8 de Marzo)

 

Amigas, vecinas, hermanas, compañeras, el próximo 8 de marzo todas las mujeres estamos llamadas a hacer historia. La Comisión 8M del movimiento feminista, integrada por colectivos de toda España y mujeres a título individual, convoca una huelga feminista laboral, estudiantil, de cuidados y de consumo para este 8 de marzo. Y no estaremos solas ese día. La huelga del 8M, promovida por el movimiento feminista internacional, tendrá eco en 177 países del mundo. Será un grito unánime y global contra el machismo y las violencias, por los derechos de las mujeres y nuestra dignidad.

Nos convocamos todas, como hicieron nuestras antecesoras, para quebrantar los privilegios de una sociedad patriarcal y capitalista, racista y heteronormativa. Este 8 de marzo paramos nuestro consumo, el trabajo doméstico y los cuidados, el trabajo remunerado y nuestros estudios, para demostrar que sin nosotras no se produce y sin nosotras no se reproduce. Paramos para reclamar nuestra soberanía y nuestro derecho a tener el control sobre nuestras vidas denunciando la precariedad patriarcal que nos atraviesa, que nos somete y nos violenta en nuestro día a día. Porque a las mujeres nos están matando y es bochornosa la ignominia de los Estados.

Paramos en nuestros curros porque el patriarcado y el capital forman una alianza criminal y la división sexual del trabajo nos condena a la pobreza. Paramos nuestro consumo porque no queremos pagar más por los productos dirigidos a mujeres y no queremos ser cómplices de la economía capitalista que condena a la miseria a la mitad de la población. Paramos en las aulas porque no son espacios seguros y porque queremos una educación pública, feminista, laica y de calidad. Y paramos en los cuidados porque nuestro trabajo es invisibilizado y desvalorizado por el sistema por ser una labor realizada casi exclusivamente por mujeres.

La huelga del #8M rompe con el concepto tradicional de huelga porque la participación de las mujeres es nuclear en todas las esferas de la vida y la huelga tiene que alcanzar también esos trabajos y espacios, hasta ahora invisibilizados.

Venimos de lejos, tenemos una larga historia feminista y un recorrido de muchos 8 de marzo tomando la calle, la plaza, la palabra, con el propósito de subvertir el orden del mundo y el discurso heteropatriarcal, racista y neoliberal. Y este año vamos a dar un paso más. Somos miles, millones las mujeres dispuestas a conseguirlo, y vamos a por todas. Queremos que nadie pueda mirar a otro lado frente a nuestras propuestas y nuestra centralidad en el mundo.

¿Cómo llevar a cabo la huelga?

Hay muchas maneras de apoyar y sumarte a la huelga feminista. No todas estamos en la misma situación y no todas podemos estar en todos los ejes de la huelga, precisamente por la precariedad que denunciamos. Por eso esta huelga feminista abarca todos los ámbitos en los que la mujer es capital y puede reivindicar su trabajo.

Huelga de cuidados

Queremos parar de cuidar, pero, por otro lado, también queremos reivindicar los cuidados en sí mismos. Queremos parar para que los cuidados no recaigan solamente en nosotras.

Algunas cosas que podemos hacer:

— Hablar con las personas de nuestro entorno, amigos, familia, sobre cómo distribuir el trabajo de cuidados y doméstico de forma equitativa, a partir de la semana del 8.

— Organizar el cuidado colectivo de las y los pequeños para el día 8.

— No encargarnos el día 8 de las tareas domésticas: cocinar, limpiar, lavar, tender, planchar, etcétera.

Huelga laboral

Una huelga laboral significa no realizar el trabajo asalariado en empresas, comercios, fábricas, servicios públicos de salud, educación, cuidados. Como si durante esta jornada desapareciéramos físicamente de todos esos espacios que ocupamos.

Podemos hacer:

— No ir a trabajar el día 8. Varios sindicatos (CGT, CNT, Intersindical, COBAS y USO) van a legalizar una huelga general de 24 horas, por lo que todas estamos cubiertas legalmente para ejercer nuestro derecho fundamental y cualquier represalia por parte de la empresa será ilegal y por tanto nula. Igualmente, siempre es aconsejable informarse de las cuestiones legales.

— Campañas en los centros de trabajo explicando las razones de la huelga, debatiendo sobre la situación laboral de las mujeres en tu sector, haciendo asambleas y reuniones informativas sobre la huelga por parte de los comités de empresa y las secciones sindicales. Pregunta a tu sindicato qué tiene preparado para la huelga feminista.

— Si eres trabajadora del hogar, migrante sin papeles, empleada de un pequeño comercio y no puedes parar ese día también puedes organizar actividades para dar a conocer la huelga.

Huelga de consumo

Queremos parar de consumir, parar los mercados de nuestros barrios y pueblos. También queremos construir estrategias de consumo alternativo, que respeten nuestros derechos y nuestras vidas. Éstas son algunas ideas que podemos seguir:

— Proponemos no comprar ni consumir ningún producto o servicio, más allá de los imprescindibles para la supervivencia de ese día (electricidad, transporte, agua, etcétera).

— Evitar el consumo en comercios donde las mujeres se encuentren en unas malas condiciones laborales y vitales. Queremos que se respeten los derechos de las trabajadoras.

Sabemos que con dejar de consumir un día no realizamos un gran cambio, por eso durante todo el mes de marzo invitamos a realizar un consumo consciente y sostenible.

Huelga estudiantil

Queremos parar en los colegios, institutos y universidades; porque la enseñanza en todas sus etapas es el principal espacio de socialización en el que se reproduce el actual sistema capitalista y patriarcal, y está muy lejos de ser un espacio en el que se crece en equidad e igualdad social. ¿Cómo proponemos hacerlo?

— Si eres mujer, no asistas a clase el día 8 de marzo. ¿Tienes un examen o una clase en la que controlan asistencia? Recuerda que tienes derecho a la huelga: habla con el equipo directivo de tu instituto y con el equipo rectoral de tu universidad para solucionarlo.

— Organiza acciones y pasacampus para el día de huelga. Informa y debate sobre la situación de las mujeres estudiantes: cuestionamiento, humillación, invisibilización, acoso en las aulas, etcétera.

¿Cuál es el papel de los hombres?

El apoyo y la alianza de los hombres también es un objetivo de esta huelga. Legalmente están convocados a la huelga general laboral, por lo que pueden organizarse con las personas de su entorno y realizar ellos las labores de cuidados a peques o ancianos. El objetivo es que las mujeres puedan secundar la huelga en su totalidad y que los hombres tomen conciencia de la importancia de esa función y se replanteen qué aportan a ese trabajo.

En las empresas donde existan servicios mínimos, los hombres pueden presentarse voluntarios para cubrirlos, facilitando así que sus compañeras falten ese día a trabajar.

También queremos verles en la calle, en la manifestación del día 8, respaldando nuestra lucha, pero siempre que respeten la convocatoria y ocupen un segundo plano sin protagonismos.

Mujeres libres y unidas

Pase lo que pase este 8 de marzo, la huelga feminista ya es un éxito y es imparable. Mujeres de todas las edades, de todas las condiciones, vienen reuniéndose y trabajando durante meses para llevar esta huelga adelante y al mismo tiempo han tejido una red imposible ya de romper. El movimiento feminista, y la huelga en sí, ha propiciado que las mujeres se encuentren y se reúnan, charlen y compartan sus experiencias, trabajen juntas por un objetivo común y se sientan libres y acompañadas. Y en ese camino estamos.

Por eso, esto ni empieza ni acaba el 8 de marzo. El proceso empieza mucho antes del día de la huelga y solo acaba de empezar. El 2018 será feminista y los que le sigan también. Seguiremos luchando por nuestros derechos, por las que pelearon y por la generación venidera. Nunca hemos estado tan unidas y nunca nos hemos sentido más fuertes. Estamos emocionadas ante lo que nos espera en el futuro y con mucha fuerza para hacer realidad el que nosotras queremos. El futuro es nuestro, compañeras. Tomemos las calles el 8 de marzo y demostremos nuestra determinación. ¡A la huelga, compañeras! ¡Ahora es el momento! ¡Juntas y fuertes, feministas siempre!

 

Comparte!