Verdad y Justicia por Santiago Maldonado

Jessica Barraza / Argentinos para la Victoria

En Cuchamen, provincia de Chubut, Argentina, la comunidad mapuche mantiene desde hace dos años una disputa por las tierras adquiridas por el grupo extranjero Benetton, que reclaman como propias.

En este contexto, Santiago Maldonado, un artesano de la zona, se solidariza y asiste a una de las tantas manifestaciones que realiza la comunidad mapuche.

Ese día, el 1 de agosto de 2017, Gendarmería (una de las fuerzas del orden argentinas) realiza un violento operativo con la presencia del jefe de gabinete del Ministerio de Seguridad, Pablo Noceti.

La Gendarmería empieza a disparar primero en la carretera y luego los persigue hasta el río. Santiago no puede cruzar y lo cogen, según cuentan los testigos visuales del hecho.

A partir del 1 de agosto no se tuvo más noticias sobre el paradero de Santiago.

Su madre pidió ayuda a los organismos de derechos humanos, dado que ni la Gendarmería, ni el Ministerio de Seguridad, ni la Presidencia de la nación daban información sobre su hijo.

El hecho tomó repercusión pública por tratarse de la desaparición de una persona con participación del Estado.

El organismo internacional de derechos humanos de la ONU, CIDH, participó en la exigencia al Gobierno argentino para que esclareciera el suceso que llevó a caratularse como “desaparición forzada” por la implicación del Estado en la misma.

Multitudinarias marchas se realizaron en todo el país, con miles de personas en las principales ciudades: Buenos Aires, Rosario, Chubut y Mar del Plata. Las plazas de las pequeñas ciudades también se llenaron de vecinos y vecinas que apoyaban a la familia.

Fuera del país, cientos de argentinos y argentinas se sumaron al pedido: desde Madrid, Barcelona, Valencia, París, Berlín, Ámsterdam, Nueva York, Milán y Roma.

Los periódicos del mundo se hicieron eco de la pregunta que la mayoría de los argentinos y argentinas exigían al Gobierno: “¿Dónde está Santiago Maldonado?”.

Mientras tanto, hubo tres rastrillajes en el río donde fue visto por última vez Santiago. La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, negó en el Congreso que la Gendarmería y su jefe de Gabinete hubieran tenido algo que ver con la desaparición, ante un público que exigió su renuncia.

Finalmente, luego de ochenta días, se encontró el cuerpo de Santiago en el mismo río y lugar donde se habían realizado los tres rastrillajes. Si bien las pericias indicaron que el cuerpo no presentaba signos de violencia y que había estado sumergido durante sesenta días, la familia sigue pidiendo justicia para que se conozca quiénes fueron los responsables que hicieron que Santiago terminara muerto luego de una persecución policial.

La familia y organismos de derechos humanos convocaron nuevas marchas, y miles de personas se acercaron a brindar su apoyo a la plaza de Mayo, en pleno corazón de Buenos Aires, y en las principales ciudades del país y de Europa: Madrid, Milán, Berlín, Ámsterdam, Ginebra y París. Todos los días 1 de cada mes hay convocatorias y pedidos masivos de justicia por Santiago.

Como si la vida de una persona fuera poco, el 25 de noviembre otro suceso de represión policial mató a un chico de veintidós años, Rafael Nahuel, que reclamaba en Villa Marcardi, Río Negro, por las tierras que les fueron arrebatadas a los mapuches y que ellos consideran sagradas. La ministra de seguridad, Patricia Bullrich, y los principales periódicos del país, se apuraron a justificar la muerte del muchacho indicando que tenía un arma calibre veintidós y que por ello la Policia se había visto forzada a disparar un tiro que ingresó por la espalda. Días más tarde, el juez indicó que no había armas por parte de los manifestantes y que el enfrentamiento por parte de la juventud contaba unicamente con piedras.

Los hechos de represión por parte de las fuerzas de seguridad del Estado argentino no cesan, y al día de hoy no hay ningún responsable por las muertes de Santiago Maldonado y Rafael Nahuel.

 

Comparte!
Etiquetas: ,