Taller de autodefensa para mujeres

Foto: A.P. Carabanchel 15M

A. P. CARABANCHEL 15M

No es que ahora nos haya dado por las artes marciales, no es que nos guste la violencia… pero la realidad es que no vivimos en un mundo libre de agresiones machistas. Cada día, compañeras de la asamblea y vecinas del barrio sufrimos distintos tipos de situaciones de las que parece que tenemos que defendernos. Un ejemplo es el acoso callejero, los mal llamados “piropos”, ante los que hicimos una campaña con pegada de carteles por las calles, mensajes en redes sociales, etc., para evitar que se produzca este acoso. También, sabemos que muchas de nuestras compañeras sufren violencia procedente de sus parejas o ex parejas, y así podríamos enumerar incontables situaciones. Queremos dejar de padecerlas, y cada día luchamos por conseguirlo; mientras tanto no queremos ser víctimas ni sujetos pasivos, queremos defendernos, y de ahí la idea de hacer este taller.

No es la primera acción que realizamos desde la Asamblea Popular de Carabanchel desde una perspectiva feminista. Recordamos los talleres para hablar en público dirigidos a mujeres con los que hemos logrado que haya voces que no estén silenciadas, que haya compañeras que se expresen con libertad y compartan su realidad, y de ese modo se amplíe nuestra mirada, porque cuantas más personas participemos, más ricas, potentes e inclusivas serán nuestras acciones.

Por ello, el pasado sábado 1 de octubre, a las 11:00, habíamos organizado el taller en ESLA Eko (C/ Ánade, 10). Se presentaron más de 30 mujeres de todo Madrid, no solo del barrio, jóvenes y más adultas, dispuestas a aprender nociones básicas para defenderse frente a una agresión.

Después de calentar un poco, los instructores hablaron de cómo algo tan simple como tener una actitud determinada andando por la calle reduce las posibilidades de “convertirse en una víctima”, de sin entrar en paranoias tener precauciones como andar alejada de las paredes y escuchar a tu instinto: si algo te da mala espina, cámbiate de acera, da un rodeo… en definitiva, no pases por ahí.

El grosso del taller consistió en técnicas sencillas para evitar la confrontación tales como evitar un agarre, si éste sucede cómo soltarse, algunos golpes sencillos para usar si fueran necesarios para soltarse, todo con la intención de tener la oportunidad de escapar. Además de trabajar la asertividad, de gritarle al agresor “suéltame”, “déjame en paz” o “¿qué haces?”, algo muy importante, ya que muchas veces no reaccionamos ni de la manera más básica, que es diciendo que nos están molestando y que nos dejen en paz.

El enfoque del taller nos pareció muy acertado por parte de los instructores, siempre buscando huir de una confrontación y teniendo como objetivo el empoderamiento de las mujeres, de sentirse capaces de defenderse y por lo tanto sentirse más seguras al ir solas de noche por la calle.

Por último, queremos agradecer a los instructores por acceder a dar este taller, y a las más de 30 mujeres que acudieron por su participación.

No queremos ser valientes, queremos ser libres, pero hasta que así sea estamos preparadas.

 

Be Sociable, Share!