#SoluciónLidiaySanti: Acampada en Carabanchel por el derecho a la vivienda

Lidia pierde a su bebé
FRAVM / Redacción
“Mi desahucio y mi ansiedad por la falta de soluciones me han causado un aborto”. El 1 de julio Lidia perdió el bebé que esperaba. “En la naturaleza de esta pérdida basta apuntar a los responsables de que tiraran abajo la puerta de su casa, a la falta de soluciones de las Administraciones y a lo que significa que te echen a vivir en un albergue con tus hijos o tener que acampar en la calle porque tu situación no le interesa a nadie que tenga un cargo político”, indica la Coordinadora de Vivienda de Madrid.

Carta abierta a los vecinos de Carabanchel; de Madrid en general ; a la concejala del Distrito Dª Esther Gómez; a la concejala Dª Marta Higueras, vicepresidenta de las juntas municipales de Carabanchel y Barajas y delegada del área de gobierno de Equidad, Derechos Sociales y Empleo; y a la alcaldesa Dª Manuela Carmena

Plaza de Carabanchel, a 10 de julio del 2017

 

Estimados/as Sres/Sras:

El objetivo de esta carta es para hacer un llamamiento a todos ustedes para obtener una solución ya a una situación de extrema emergencia que se está produciendo en la ciudad de Madrid, y en especial en el distrito de Carabanchel.

Unos vecinos de este distrito, Lidia y Santi, con cuatro hijos menores, llevan ya 22 días acampados en la plaza de Carabanchel, enfrente de la Junta de Distrito, pidiendo una solución habitacional por no tener recursos suficientes para costearse una vivienda, y exigiendo que se cumplan el derecho a la vivienda y poder acceder a un piso de emergencia social en régimen de alquiler social.

Esta decisión fue tomada a raíz de los siguientes acontecimientos:

— El día 2 de junio tenían fijado el desahucio de su vivienda habitual recuperada, situada en la calle Salvador Allende. Este piso estaba destinado a vivienda social, era de la EMVS, y actualmente es propiedad del fondo buitre FIDERE, que como es sabido de todas esto es debido a la venta fraudulenta de vivienda pública que hicieron los anteriores Gobiernos de esta ciudad y de esta comunidad autónoma.

Anteriormente, y con el apoyo de la Asamblea de Vivienda de Carabanchel, en la que participan activamente, intentaron negociar con este grupo de inversión un alquiler social, no recibiendo ninguna contestación por parte de éstos. Y al ser demandantes desde hace cerca de dos años de alquiler social en la EMVS, presentaron varias solicitudes comunicando su orden de lanzamiento y de su situación inmediata de emergencia, sin obtener respuesta.

Y del IVIMA, después de más de 15 años pidiendo también un alquiler social, solo habían obtenido una carta en diciembre del 2016, en la que se les comunicaba que mientras estuvieran en una situación de uso ilegal se hallaban sancionados.

Este día, gracias a una acción de stop desahucios, apoyada por la PAH Madrid y otras asambleas de Madrid, se consiguió pactar con la propiedad el aplazamiento del lanzamiento durante 11 días.

— El día 13 de junio se produjo finalmente el desahucio con hasta 14 furgones de la UIP de la Policía Nacional, que ante este desproporcionado despliegue policial produjo situaciones de comprensible indignación y repulsa de todas las que estuvimos presentes ese día.

En estos 11 días se siguió intentando llegar a un acuerdo con FIDERE, que siguió sin querer reunirse con los afectados. Y por otro lado se contactó con la concejala del distrito de Carabanchel, con la que se tuvieron varias reuniones en las que se les comunicó la promesa verbal de que después de abandonar su vivienda la Junta de Distrito, conjuntamente con los Servicios Sociales de la calle Monseñor Oscar Romero, les garantizaría una solución habitacional mediante una ayuda a un alquiler temporal mientras se pudiera acceder a un piso de emergencia habitacional.

Esa noche, por medio del SAMUR Social, fueron alojados en el Hotel Welcome Vallecas, destinado para refugiados políticos extranjeros y personas sin techo. Al cabo de seis días se les comunicó que tenían que desalojar las dos habitaciones en las que estaban alojados.

En este tiempo, después de nuevas reuniones con la concejala y los Servicios Sociales, se les comunica que el ayuntamiento de Madrid no tiene recursos suficientes para darles una solución habitacional, que su caso es como el de 8.000 demandantes más en la EMVS, y se les recomienda que acudan al IVIMA y a la Comunidad de Madrid. Y para remate se les dice que no podían más que ofrecerles por medio del SAMUR Social un albergue hostal en la Carrera de San Francisco, destinado principalmente para personas sin techo, o bien que se buscaran un alquiler con un particular y con el contrato de alquiler en la mano se podría iniciar el proceso de darles una ayuda desde los Servicios Sociales. Llegando incluso la trabajadora social a buscarles en una página web (idealista.com) el anuncio de un piso en alquiler por 200 euros en Valmaqueda (cerca del límite de provincia con Ávila), o que alquilaran provisionalmente una habitación para toda la familia. Evidentemente, todas estas situaciones no son en absoluto adecuadas para una familia de seis miembros con los únicos ingresos de los 655 euros por la RMI que cobra Lidia.

— El día 19 de junio, Santi y Lidia, con el apoyo de la Asamblea de Vivienda de Carabanchel, deciden acampar frente a la junta de distrito de Carabanchel con el lema “No queremos más reuniones, queremos soluciones”, pues al ser vecinos de este distrito entendemos que el interlocutor directo al que debemos dirigirnos es la Junta de Distrito, y además para visualizar los engaños y cambios de opinión que han tenido que sufrir en todo este tiempo desde el inicio de su proceso de desahucio.

Al principio de la acampada hubo una nueva reunión en la que la concejala y la jefa de Servicios Sociales de Monseñor Óscar Romero, Mercedes Encinas, en la que se mantuvieron en su misma posición. Y el último contacto directo con ellos fue el día 30 de junio, en el que se nos facilitó copia de un escrito de la Junta de Distrito de ese mismo día, en el que la concejala solicitaba una solución al IVIMA.

Después de esto, Lidia y Santi, con el acompañamiento de la Asamblea de Vivienda, se han puesto en contacto tanto con el IVIMA como con la EMVS.

En el IVIMA nos dijeron que su caso solo estaba “archivado” y que abrirían un nuevo expediente, al que se aportaron todos los documentos que atestiguan la situación actual de la familia, incluido informe de la Policía Municipal sobre la acampada. Finalmente, el viernes 7 de julio, la directora de las oficinas del IVIMA de la calle Braganza recibió a Lidia y Santi y les confirmó que los casos de emergencia social tardan de tres a cuatro meses en solucionarse, y que tenía que hablar con sus “superiores” de la calle Basílica.

En la EMVS de la calle Palos de la Frontera tuvimos una reunión con una funcionaria, a la que se le entregó la misma documentación, y después con un trabajador social que nos transmitió su desconocimiento sobre el caso.

Y con los Servicios Sociales, desde el día 3 de julio se le ha pedido a la trabajadora social asignada a Lidia y Santi que se genere un informe actualizado sobre la situación actual de vulnerabilidad en la que se encuentra la familia, y que es necesario para la actualización de los expedientes correspondientes, tanto en el IVIMA como en la EMVS, y que a fecha de esta carta todavía no tenemos conocimiento ni copia de dicho informe.

A la vista de todos estos hechos les pedimos a todos ustedes que nos apoyen en esta acción, para que entre todos se consiga dar una solución a esta situación de extrema gravedad.

Hoy son Santi y Lidia, pero mañana pueden ser no solo esos 8.000 solicitantes de vivienda de emergencia en la ciudad de Madrid, sino una gran mayoría de personas que podemos caer en la necesidad y en la exclusión por culpa de este actual sistema de protección social claramente insuficiente y desfasado, y al que se están aferrando las Administraciones públicas que tienen responsabilidades en este asunto.

Y mientras sean capaces de tomarse en serio este problema, exigimos a los cargos públicos del ayuntamiento de Madrid que busquen y encuentren recursos para encontrar una solución habitacional a Lidia y Santi, hoy mejor que mañana.

 

Lidia y Santi y la Asamblea Popular de Carabanchel, con el apoyo de la Coordinadora de Vivienda Madrid y otros movimientos y colectivos.

 

Comparte!