Sigue en 2016 el goteo de desahucios en Villaverde

FOTO: PAH Villaverde

TEXTO: PAH VILLAVERDE

Quien esperaba que 2016 fuera un año más tranquilo por lo que a desahucios se refiere, se equivocaba, y más si se estaba refiriendo al distrito de Villaverde. Cuatro intentos de desalojo en poco más de diez días demuestran que el problema de la vivienda en nuestros barrios sigue estando muy lejos de encontrar una solución, y todavía quedan otros dos desalojos pendientes para final de febrero y marzo.

Y lo más grave es que todas las familias afectadas se encuentran en una situación económica que no les permite encontrar otra solución habitacional a precio de mercado, y por si no fuera ya suficiente, todas cuentan con hijos muy pequeños, que están pasando por unos de los peores momentos de su vida.

Afortunadamente, gracias a la movilización de vecinos, activistas y también a la mediación del área de Servicios Sociales del ayuntamiento de Madrid, estos cuatro primeros intentos de desalojo se han suspendido temporalmente, pero esto no resuelve en absoluto el problema de estas familias, porque al no tener de momento otra alternativa habitacional pueden volver a encontrarse dentro de un tiempo en la misma situación.

No obstante, estas situaciones no les deben de parecer muy graves a Bankia, que mandó ejecutar estos desalojos, o a las demás entidades financieras que, frente a situaciones familiares tan dramáticas y a la gravedad de la situación social de nuestro distrito, siguen negándose a negociar alquileres sociales que impidan a cientos de familias quedarse sin un techo, y prefieren dejar las viviendas vacías, deteriorándose, o peor, en manos de grupos que se dedican a ocuparlas y hacer negocio con ellas aprovechándose de la desesperación de la gente.

No encontramos ni una razón válida para justificar esta ceguera social, sobre todo cuando viene de entidades como Bankia, rescatadas con miles de millones de euros de dinero público, de todos, después de que se hayan dedicado durante años a especular, despilfarrar y robar dinero a mansalva. Probablemente habrá que explicar más claramente a estas entidades que la vivienda tiene una función social, como se recoge claramente en la Constitución. En su artículo 47 dice que “todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada” y que “los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho”. Además, el artículo 33 “consagra el derecho a la propiedad privada, estableciendo que se trata de un derecho cuyo contenido viene delimitado por su función social”, y por último el artículo 128 establece que “toda la riqueza de un país, en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad, está subordinada al interés general”.

Más claro, el agua: el interés general de un país es garantizar una vida digna a las personas que lo habitan, todas, incluidas las que queremos seguir viviendo dignamente en este distrito, y para ello seguiremos luchando..

 

 

PAH VILLAVERDEQuien esperaba que 2016 fuera un año más tranquilo por lo que a desahucios se refiere, se equivocaba, y más si se estaba refiriendo al distrito de Villaverde. Cuatro intentos de desalojo en poco más de diez días demuestran que el problema de la vivienda en nuestros barrios sigue estando muy lejos de encontrar una solución, y todavía quedan otros dos desalojos pendientes para final de febrero y marzo.Y lo más grave es que todas las familias afectadas se encuentran en una situación económica que no les permite encontrar otra solución habitacional a precio de mercado, y por si no fuera ya suficiente, todas cuentan con hijos muy pequeños, que están pasando por unos de los peores momentos de su vida.Afortunadamente, gracias a la movilización de vecinos, activistas y también a la mediación del área de Servicios Sociales del ayuntamiento de Madrid, estos cuatro primeros intentos de desalojo se han suspendido temporalmente, pero esto no resuelve en absoluto el problema de estas familias, porque al no tener de momento otra alternativa habitacional pueden volver a encontrarse dentro de un tiempo en la misma situación.No obstante, estas situaciones no les deben de parecer muy graves a Bankia, que mandó ejecutar estos desalojos, o a las demás entidades financieras que, frente a situaciones familiares tan dramáticas y a la gravedad de la situación social de nuestro distrito, siguen negándose a negociar alquileres sociales que impidan a cientos de familias quedarse sin un techo, y prefieren dejar las viviendas vacías, deteriorándose, o peor, en manos de grupos que se dedican a ocuparlas y hacer negocio con ellas aprovechándose de la desesperación de la gente.No encontramos ni una razón válida para justificar esta ceguera social, sobre todo cuando viene de entidades como Bankia, rescatadas con miles de millones de euros de dinero público, de todos, después de que se hayan dedicado durante años a especular, despilfarrar y robar dinero a mansalva. Probablemente habrá que explicar más claramente a estas entidades que la vivienda tiene una función social, como se recoge claramente en la Constitución. En su artículo 47 dice que “todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada” y que “los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho”. Además, el artículo 33 “consagra el derecho a la propiedad privada, estableciendo que se trata de un derecho cuyo contenido viene delimitado por su función social”, y por último el artículo 128 establece que “toda la riqueza de un país, en sus distintas formas y sea cual fuere su titularidad, está subordinada al interés general”.Más claro, el agua: el interés general de un país es garantizar una vida digna a las personas que lo habitan, todas, incluidas las que queremos seguir viviendo dignamente en este distrito, y para ello seguiremos luchando..

Be Sociable, Share!