Pedir lo imposible es la manera de que se consiga lo que es posible

Los colectivos se congregaron en la plaza de San Marcelo (León) antes de salir hacia Mansilla

Jorge | Marea Básica

Algunas personas siguen diciendo por ahí que la Renta Básica Universal es inviable y que nos tenemos que conformar con menos. Es inviable, ciertamente, si se antepone cualquier cosa a lo que es la prioridad de todos. Pues nada justifica no atender con preferencia a las personas.

Lo que es posible y necesario es articular de una vez por todas la sociedad en torno al bien común. El bien común es el bien de todas las personas, y por lo tanto es la consideración de que todos somos iguales y tenemos el mismo derecho a una existencia digna. Y que hay que tener en consideración, en todos los momentos, a todas las personas, sin que se quede nadie fuera.

Por otra parte, resulta lamentable utilizar términos como “pedir”, “reclamar” o “reivindicar”, cuando estamos hablando de lo que por derecho nos pertenece. Y tampoco estamos descubriendo nada ni pidiendo nada nuevo cuando sabemos que esos derechos están ya reconocidos en todas las cartas internacionales… que además nuestros Gobiernos han firmado.

El camino emancipatorio pasaría por conseguir esos derechos como algo inalienable y no mera retórica, y que fuéramos nosotros mismos los que nos los concediéramos… a nosotros mismos.

Fundamentalmente disfrutar de la libertad de autogestionarnos y de no tener que depender de otros para satisfacer nuestras necesidades más elementales.

Una sociedad empoderada es una sociedad consciente de sus derechos y que se rebela frente a la injusticia y la opresión; consciente también de sus responsabilidades, individuales y colectivas. Y que no se conforma con menos.

La Marcha Básica es el “sí se puede” de la Renta Básica.

 

Comparte!