Nuestra plaza sueña pero no duerme ¡Feliz 2017!

Plaza de los Pueblos

Para la Plaza de los Pueblos cerramos 2016 como un año cargado de luchas, reivindicaciones, actos y actividades llenos de alegre rebeldía y del espíritu de resistencia de los pueblos del mundo.

Nuestro primer gran acto fue en febrero, cuando salimos a la calle en el barrio de Lavapiés con el Carnaval Rebelde, Amemos la Pachamama, la Madre Tierra junto a nuestras amigas y amigos de la Asociación Cultural Brasileira Maloka y varios colectivos más. El 13 de febrero estuvimos organizando junto a la Plataforma de Solidaridad con Chiapas el Saber con Sabor, compartiendo comida y enseñanzas a través de un taller sobre los cinco principios zapatistas.

Nos hemos adherido también a las actividades organizadas por la paz en Colombia, por el Derecho a un Pasaje Seguro de las personas refugiadas, en el homenaje a Berta Cáceres y, el 30 de marzo, al día de la tierra palestina.

En abril lanzamos nuestra invitación a los diferentes colectivos y organizaciones para firmar una carta por el 12 de octubre. El 17 de abril celebramos otro acto Saber con sabor en homenaje a los pueblos originarios de Brasil y Paraguay junto a nuestras amigas y amigos de Paraguay Resiste en Madrid y de Maloka. También nos sumamos a la llamada del BDS (Boicot, Desinversiones, Sanciones) y a la acción para la marcha del orgullo: Del Pinkwashing al PinkWatching.

En mayo participamos en los actos del aniversario del 15M con una performance y una tarta.

El 14 de junio nos adherimos a la comisión Greve General de NuitDebout París y estuvimos frente a la embajada de Francia para reivindicar y exigir la derogación de la las dos últimas reformas laborales en España.

En julio estuvimos apoyando a nuestras compañeras y compañeros Paraguay Resiste pidiendo una justicia real y digna en el caso Curuguaty, porque Paraguay también nos duele.

El 14 de septiembre nos sumamos al apoyo de la flotilla de mujeres rumbo a Gaza en Madrid en la Puerta del Sol.

El 10 de octubre, pudimos colgar por primera vez en la junta municipal del distrito centro del ayuntamiento de Madrid la bandera Wiphala como un gesto simbólico de reconocimiento a todos los pueblos originarios, de su dignidad, su legado y resistencia. Un símbolo que integra la cosmovisión de los pueblos quechua y aymara y que ha sido asimilada por los pueblos originarios de diferentes territorios.

El mismo 12 de octubre, el día en que un tipo de cultura dominante y hegemónica sale a celebrar la colonización, desde las voces de resistencia de los pueblos originarios pudimos salir a reivindicar la descolonización desde el diálogo entre culturas, pero también desde el respeto a todos los pueblos del mundo. Fue una acción en la que nos cargamos de energías de lucha para seguir luchando. Y, porque no fue un cierre sino un comienzo, seguimos con el ciclo de documentales Descolonicémonos del 23 de septiembre al 14 de octubre, con cuatro proyecciones en diferentes barrios de Ciudad Lineal. Y que hemos continuado hasta la actualidad con proyecciones y debates dedicados a las luchas feministas del mundo.

Recibimos el nuevo año con tareas pendientes: Vamos a agradecer a los más de setenta colectivos que se unieron a nuestro manifiesto por el 12 de octubre- Nada que Celebrar- Descolonicémonos, y qué mejor manera de darles las gracias que a través de un encuentro de Saber con Sabor para poder compartir y darnos momentos para pensar desde lo común. También ya estamos organizando el Carnaval Rebelde, Amemos la Pachamama, la Madre Tierra 2017 y la reunión preparatoria será el martes 17 de enero a las 20 h en la calle Salitre, 36 (Maloka, Lavapiés).

Y porque aquí no se rinde nadie, porque seguimos, porque luchamos con más fuerza y energía que la de ayer y porque siempre todo lo hacemos desde la alegre rebeldía y desde nuestras voces de resistencia, esperamos que todas las personas, colectivos, organizaciones se sigan sumando, porque unidos somos más fuertes.

Comenzamos el año con los siguientes versos de Rojo Cancionero:

 

“No olviden

el poder subversivo de la risa,

la que soñó Miguel Hernández,

ponedora de alas, quitapenas,

la que nos hace no despertar

de lo que siempre se despierta.

Reír, es la forma más sublime

de ejercer la resistencia.

Reír, que suene como decir NO.

Reír, que suene como decir BASTA.

 

Reír, sabiendo de que nos reímos, arremetiendo contra los molinos, con la risa como escudo y como espada, hasta que una insolente carcajada, llena de amor, de rabia y de certeza, estalle desafiante ante el que manda, cada vez que decrete la tristeza.”

Comparte!