No son suicidios, son asesinatos. Que la banca asuma sus muertos…

Elsa Carmona, víctima hipotecaria del Banco Santander

Bolígrafo en mano e ilusión en la mirada, año 2005, así comenzó nuestra historia o nuestra gran batalla.

Juntos, Enrique y Elsa firmamos la compra de nuestra nueva casa, aquella que poco a poco convertiríamos en el hogar que abrazaría el nacimiento de nuestros dos hijos. Los primeros años luchamos por construir nuestro proyecto de vida, rozamos con los dedos la esperanza de una realidad amable y tranquila, pero, después de 11 años en nuestro hogar, la vida nos azotó con la crudeza que solo golpea a los obreros. Nuestro proyecto comenzaba a desvanecerse, las oportunidades se agotaban y, con el tiempo, las fuerzas flaquearon. Conocimos el desempleo, la precariedad laboral, y nuestros sueldos no alcanzaban para lograr la dignidad que un sistema, clasista y desigual, nos había prometido.

Durante años hemos buscado trabajo sin descanso, hemos sufrido la explotación laboral en todos ellos y lo hemos combinado con la crianza de nuestros dos hijos y la discapacidad del menor. Sin recibir ayuda ni tregua hemos intentado sobrevivir a las circunstancias, pero en los últimos tres años la situación ha sido insostenible, y no existía manera de poder hacer frente a la realidad que asolaba nuestras vidas.

Ahora nos encontramos en una ejecución hipotecaria: aquella firma se ha convertido en la soga que hoy aprieta nuestros cuellos y que cada día nos asfixia más, y aquella ilusión con la que comenzamos nuestro bello proyecto hoy se torna en tristeza y desesperación.

Podría parecer que las circunstancias nos han vencido, que claudicaremos y abandonaremos nuestro objetivo de una vida digna, que después de observar cuantos caminos nos fueron negados y cuantas puertas nos fueron cerradas hoy no quedan fuerzas para continuar esta batalla… Pero nada mas lejos de la realidad: sabemos que unidos y con solidaridad construiremos nuestra propia esperanza, que aún nos queda fuerza para labrar un nuevo camino, que rendirse no es una opción.

Son muchas las personas a las que tanto arrebataron que terminaron por arrebatarles la propia vida. Y es que cuando te cierran todas las puertas existe la posibilidad de abrir una ventana, para coger aire o para tomar impulso y acabar con todo.

Es por todas estas personas, las que no soportaron este duro golpe, y las que vendrán, por las que nosotros decidimos seguir avanzando, por las que lucharemos e intentaremos evidenciar que los culpables son los que se benefician de nuestra pobreza y desgracia, quienes nos explotan y después intentan hacernos creer que no nos esforzamos suficiente, quienes nos arrebatan todas las oportunidades y más tarde nos señalan como responsables de nuestro fracaso.

Hoy necesitamos apoyo y solidaridad para alzar la voz, defender nuestra dignidad y darle palabra a todas aquellas personas que no pudieron continuar esta dura y larga batalla.

Porque no es nuestro fracaso, sino su sistema genocida y desigual el que destroza nuestras vidas; no son suicidios, sino asesinatos por los que aun no les hemos hecho pagar. Que la banca acepte a sus muertos y que entre todos cerremos esas ventanas, porque todos somos victimas del CAPITAL.

 

Be Sociable, Share!
Etiquetas: , ,