La solidaridad y la autogestión como respuesta

15M Coslada

Lo que desde hace mucho tiempo algunas personas vienen denominando crisis económica, otras lo llamamos estafa. Muy bien orquestada y organizada, ha sumido a la mayoría de la población mundial en una situación de indefensión frente a los sistemas políticos y económicos y de pérdida de derechos sociales y humanos básicos… La protección social que “garantizaba” el Estado de Bienestar ha resultado ser insuficiente, inadecuada y, en muchas ocasiones, inexistente: familias enteras con todos sus miembros en paro sin ningún tipo de subsidio, desestructuración, desahucios, etc. De tal manera, que dicho Estado del Bienestar dirigido por políticas neoliberales está siendo desmantelado y privatizado.

A todo esto se suma que muchas ONG’s, asociaciones y empresas privadas se están lucrando a costa de subvenciones y concesiones que reciben de la Comunidad Europea, los Estados, las Comunidades Autónomas, los ayuntamientos… mientras que la pobreza y la miseria aumentan cada día.

Ante esta situación, la solución es la organización. En los últimos años, miles de proyectos solidarios y de apoyo mutuo autogestionados se han gestado y desarrollado: plataformas de vivienda, grupos para la defensa y protección del derecho a la sanidad universal, comedores sociales, bancos de alimentos…

En referencia a los bancos de alimentos, solo en la Comunidad de Madrid al menos 21 se han fundado y continúan a pleno rendimiento para asegurar alimentos a más de 4.000 personas (personas mayores, adultos, menores). Estas despensas están en al menos 11 distritos de la capital y 10 municipios madrileños.

Muchos surgen a partir de asambleas del 15M, despensa solidaria, RSP… Se trata de proyectos autogestionados, asamblearios, cuya base es la solidaridad entre los vecinos y vecinas, entre las personas. Un factor común a todos ellos es su carácter crítico: comparten la idea de que es el Estado quien debería suplir las necesidades de sus ciudadanos.
Los participantes se distribuyen las tareas a realizar: recogida de alimentos a las puertas de los comercios, transporte de los mismos hasta el lugar de almacenaje, almacenamiento, composición de las bolsas y/o paquetes y su reparto.

Las carencias nutricionales afectan a la salud tanto física como psicológica. En el caso de los menores puede afectar gravemente a su desarrollo. Sin olvidar que, cuando existe carencia alimentaria y nutricional, con total seguridad otras necesidades básicas tampoco estarán siendo cubiertas.

Un aprendizaje se desprende de todo esto: frente al individualismo y la competencia, la organización social, la solidaridad y el apoyo mutuo se están instalando en las sociedades actuales, vienen para quedarse y ya son, afortunada e inevitablemente, imparables.

 

Comparte!
Etiquetas: ,