La Solfónica sigue en las plazas

Solfónica tocando en Alcala

 SOLFÓNICA

La permanencia de la “Solfónica” en el tiempo desde el mes de mayo de 2011 respondería a la convicción de que desde la cooperación de la gente decente hay remedio para resolver los problemas de nuestra sociedad. Hay que quebrar la identidad Mercado/Estado para dar soluciones que no agraven el desastre social a que parecemos abocados.

Seis años han pasado y no ha sido todavía posible superar la etapa de denuncia. Aún se está catalogando la corrupción generalizada en “lo institucional” caso a caso. Mientras, nada cambia en la estructura del Estado, en la forma en que se accede al “poder” y en las maniobras legales para mantener equilibrios de fuerzas que sostengan a los que lo ostentan. Hay que impedir que conviertan las actuaciones judiciales que les amenazan en un simple ajuste de cuentas con los que se hicieron la tonta ilusión de ser sus “iguales”. Hay que evitar que finalmente “los mismos” sigan impunes decidiendo nuestras vidas.

Por eso Solfónica sigue considerando importante apoyar con sus canciones, en la calle o en múltiples actos de iniciativa ciudadana, todas las reclamaciones para el ejercicio de la soberanía popular y el desenmascaramiento de sus secuestradores.

En el último año Solfónica ha acudido a clamar contra el actual estado de cosas en celebraciones organizadas por plataformas sociales de pueblos y barrios de la Comunidad de Madrid. Ha intervenido en las acciones a favor del cierre de los CIES, contra todo tipo de guerras, en los actos de resistencia a la firma del Tratado TTIP, a favor de la asociación de ayuda a los enfermos de Parkinson, para los trabajadores afectados por el cierre de Coca-Cola y en apoyo a las reclamaciones económicas de Las Kellys: “las que limpian y no dejan de ver disminuir el salario en proporción desigual a la subida de las horas trabajadas. Contra los recortes en Educación. A favor de los investigadores españoles sin asignación presupuestaria. Contra la política energética. A favor de la recuperación de la memoria histórica de nuestro inmediato pasado: hemos cerrado actos sobre políticos e intelectuales en el exilio y otros protagonistas olvidados de la Transición. Igualmente pusimos música a la nominación de calles y plazas con recordatorios de republicanos y república, víctimas todos del golpe de Estado del 18 de julio de 1936, y hemos acompañado al colectivo de Bebés Robados. No podía quedar sin su presencia la manifestación contra la violencia machista celebrada el Día de la Mujer Trabajadora y el apoyo a mujeres en huelga de hambre en la Puerta del Sol, ni los actos antibelicistas contrarios a la industria y exposición de armamento. Denunciar la corrupción y el saqueo de las arcas públicas ha sido un tema recurrente, con un número de actuaciones directamente proporcional a los descubrimientos de cada día. También Solfónica acudió a un Encuentro de coros reivindicativos europeos que se celebró en Francia el pasado verano. Algunos de aquellos coralistas vienen para acompañarnos en nuestra próxima celebración del 15M en la Puerta del Sol.

Cierto que la movilización ciudadana no ha conseguido todavía cambiar la situación que originó la reacción popular del 15 de mayo de 2011, pero aunque “las élites”, “las tramas”, “la casta” o cualquier otro apelativo que se les pueda dar no se lo crean, su lenguaje y tretas argumentativas suenan para muchos ya a mentira. Así se hace también “mayoría”. Feliz ani versario 2017.

 

 

Be Sociable, Share!