La oportunidad de un medio diferente

El 5 y 6 de noviembre más de 100 personas y 20 medios críticos de todo el Estado se dieron cita en el Espacio Ecooo para sentar las bases de un nuevo medio. FOTO: DIAGONAL

Diagonal lanza un propuesta, junto a 20 proyectos comunicativos, para crear un nuevo medio a la altura de los tiempos, un gran medio financiado por la gente.

Diagonal

El 15M lo cambió todo. Temas que antes eran considerados marginales, indignos de convertirse en titulares en la “prensa seria”, comenzaron a verse con otros ojos. Donde antes solo estaba Diagonal y otros medios críticos, entraron con todos sus recursos nuevos medios que vieron el filón: había un amplio sector de población que demandaba otros contenidos, quería saber qué pasaba con los desahucios, con los escraches, con las Mareas que inundaban las calles… Sin embargo, todos estos medios conservaron intactas las estructuras tradicionales: una financiación dependiente de las grandes empresas, una organización jerárquica y una dependencia estructural de grandes grupos empresariales con intereses en todas la ramas de la economía. Algo que, por supuesto, más temprano que tarde se termina notando.

¿Y qué ocurrió con los medios críticos, muchos de ellos nacidos tras el 15M? Dispersos, atomizados y precarios, se vieron incapaces de responder a estas ansias de transformación, que habían trascendido a los pequeños círculos militantes y llegaban a millones de personas. Desde hace más de dos años, Diagonal comenzó a trabajar en una propuesta para darle la vuelta a esta situación y crear un nuevo medio junto con otros proyectos que comparten la misma visión del periodismo, una herramienta que pueda tener mucha más incidencia política en un horizonte de trasformación social. Un nuevo medio que funcione con otras reglas: sin dependencia económica de grandes empresas y Gobiernos, con un funcionamiento horizontal y descentralizado, un medio de propiedad colectiva. Llamamos a esta propuesta “el Salto”.

De Salto en Salto

El nombre no es casual. En 2003, el periódico Molotov, precedente de Diagonal, sintió que se quedaba pequeño frente a una sociedad que se movilizaba en las calles contra la guerra de Iraq, contra la LOU, por el Prestige. Juntándose con otros medios críticos y decenas de activistas lanzamos el proyecto llamado “el Salto Adelante”. De ahí salió Diagonal. Conseguimos las 5.000 suscripciones —muchos decían que era algo imposible— y acompañamos a los movimientos sociales durante más de una década. Tras el 15M, volvimos a sentir lo mismo. Pese a todo lo conseguido, nos habíamos vuelto a quedar pequeños, sobre todo en relación a una sociedad movilizada que había conseguido desestabilizar los consensos del Régimen del 78. Hacía falta otro Salto. Y esta vez uno mucho más alto.

Afortunadamente, el panorama mediático es muchísimo más rico que en 2003: hay decenas y decenas de medios críticos a lo largo de todo el Estado con los que compartimos una misma idea de la comunicación. También compartimos las mismas precariedades. Un nuevo Salto solo se podía dar poniéndonos de acuerdo. Pero no se trata de crear una red de medios. El Salto es muchísimo más. Se trata de encontrar formas de colaboración e integración entre diversos proyectos afines, buscar formas de evitar duplicidades y compartir recursos, y lanzar en 2017 un nuevo medio de comunicación, un gran medio financiado por la gente.

El pasado 5 de noviembre nos encontramos por primera vez. Diagonal, Pikara Magazine, El Salmón Contracorriente, Arainfo (Aragón), Directa (Catalunya), Praza Pública (Galiza), Último Cero (Valladolid), El Salto Andalucía, Galiza Ano Cero, Wiriko, Nodo50, SiberiaTV, La Marea, Pamplonauta (Nafarroa), TomaLaTele, La Entrevista del Mes, revista Ecologista, revista Pueblos, Viento Sur, Colectivo Burbuja, Ágora Alcorcón, Voces de Pradillo (Móstoles), Periódico de Hortaleza, El Desperttador, madrid15m, Spanish Revolution, diferentes radios libres comunitarias… Más de 20 medios acudieron a la cita para participar en el Salto con diversas fórmulas: desde coberturas, temas de investigación y producciones audiovisuales conjuntas, hasta compartir recursos, una misma web o una publicación mensual con ediciones locales.

No se trata de una idea en el aire. Es un proceso en marcha que a finales de noviembre vivirá un nuevo hito: el inicio de la campaña de accionariado popular de seis meses que dotará al proyecto de los recursos necesarios para iniciar esta aventura. Para conseguirlo, necesitamos llegar a los 10.000 socios. No partimos de cero: una larga trayectoria y una gran comunidad nos acompaña. Solo nos queda averiguar una cosa: hasta dónde podemos llegar si nos ponemos de acuerdo.

Más info: www.saltamos.net

 

Comparte!