Hacia una movilidad y transporte sostenibles en la Sierra Norte de Madrid

Asamblea Sierra Norte de Madrid 15M

El pasado 9 de febrero tuvo lugar una nueva charla debate sobre cómo avanzar hacia una movilidad y transporte sostenibles en la Sierra Norte de Madrid. En esta ocasión abordamos la problemática asociada a los impactos ambientales producidos por el modelo actual de movilidad y transporte y cómo reorientarlo hacia otro más sostenible ambientalmente.

En primer lugar intervino uno de los miembros del grupo de trabajo colaborativo quien expuso algunas de las primeras conclusiones del informe que se está elaborando desde el Observatorio de las Desigualdades en la Sierra Norte de Madrid, impulsado por la Asamblea del 15M de la Sierra Norte.

Habló de los costes del transporte en cuanto a:

Consumo de energía: El transporte por carretera es uno de los sectores que más energía consume (42%), solo en la circulación de vehículos. Si se tiene en cuenta el llamado ciclo completo del transporte, desde que se extraen los minerales necesarios para la fabricación de vehículos hasta que se eliminan los vehículos cuando acaba su vida útil, ese porcentaje aumenta al 50% de toda la energía que se consume en España.

La contaminación atmosférica. Casi una cuarta parte de las emisiones de CO a la atmósfera son producidas por el transporte, siendo el transporte por carretera responsable del 80%, mientras que el tren apenas aporta un 3,6%.

Según el “Informe de calidad del aire 2017” publicado por Ecologistas en Acción en el pasado mes de enero, más de la mitad de la estaciones de la Red de Calidad del Aire de la Comunidad de Madrid y de la propia Red del Ayuntamiento de Madrid ciudad superaron los límites legales establecidos para la protección de la salud humana.

Los efectos para la salud humana

Según distintos estudios publicados, hay un claro aumento de ciertas enfermedades cardiovasculares y cánceres de pulmón debidas a la contaminación. En España fallecen 20 veces más personas a causa de la contaminación atmosférica que por accidentes de tráfico en las carreteras. Hay que tener en cuenta además los efectos sobre los ecosistemas y la biodiversidad.

Ocupación del espacio y fragmentación del territorio

Las infraestructuras dedicadas al transporte por carretera (carreteras, calles, aparcamientos, gasolineras, etc.) ocupan gran cantidad de terreno y provocan una fragmentación del territorio que limita las actividades de las personas y provoca graves daños en la conservación de la Naturaleza.

La tendencia actual predominante sigue siendo la de potenciación del uso de medios motorizados, planificando y construyendo más infraestructuras viarias (como por ejemplo, la variante A-1) que lo único que consiguen es agravar los problemas de un modelo claramente insostenible por sus implicaciones ambientales, sociales y económicas.

Hacia un nuevo modelo más sostenible ambientalmente

En primer lugar, es necesario cambiar la mentalidad de las personas y los políticos, también de los técnicos. La movilidad sostenible no es solo un problema de transporte y tráfico, implica una nueva concepción sobre qué significa desplazarse, moverse, independientemente del medio que utilicemos y para qué lo hagamos. Algunas de las propuestas y alternativas sugeridas fueron:

De cara a la ciudadanía

— Reducir el uso del coche privado utilizando otras formas de desplazamiento.

— Sensibilización hacia un nuevo modelo de movilidad mediante campañas, jornadas, mesas, foros.…

— Presentar quejas y sugerencias ante las Administraciones públicas.

— Organizarse en plataformas supramunicipales y transversales.

De cara a las instituciones públicas

— Una Ley de Movilidad sostenible como un derecho básico más (Educación, Sanidad, Vivienda…)

— Elaboración de PGOUS y PMUS en aras de un desarrollo sostenible, con participación ciudadana, plazos concretos, financiación, seguimiento y evaluación periódico del grado de cumplimiento.

— Transporte público de calidad. Tren de cercanías ya.

— No a más infraestructuras viarias. No a la variante A-1.

— Carril Bus-Vao en la A-1.

— Intercambiadores zonales y aparcamientos disuasorios en origen.

Otra de las intervinientes, Chelo Fariña, estudiante de doctorado en Desarrollo rural y miembro del Aula de Agroecología de la Uniposible, tras la exposición de algunos datos sobre los flujos de viajes por carretera en el llamado “corredor de la A-1” invitó a la reflexión de las personas asistentes con una pregunta clave ¿Más transporte o menos desplazamientos? Y apuntó algunas propuestas para evitar tantos desplazamientos hacia la ciudad de Madrid: deslocalización de empresas y servicios básicos; generación de empleos en fuera de Madrid ciudad; coworking; teletrabajo y otras.

Por último, Rafael Turnes, concejal del grupo  Somos vecinos en el ayuntamiento de Pedrezuela y presidente de la comisión de transportes de la Federación Madrileña de Municipios, coincidió con el diagnóstico de la situación actual que habían hecho las dos personas anteriores en muchos de los aspectos tratados así como en las propuestas indicadas. Desde su experiencia en el desempeño de cargos institucionales, indicó algunas dificultades que se ha encontrado en el trato con los organismos que gestionan y controlan los recursos económicos, además del poder político. La frase que puede resumirlo es  No hay diner . Haciendo autocrítica de la labor y el funcionamiento de las instituciones públicas, alejadas de los movimientos sociales, avanzó que una medida a impulsar es: Contar con la ciudadanía para la elaboración de Planes y programas de actuación institucionales.

El grupo de trabajo colaborativo se reúne los terceros sábados de mes, a partir de las 12.00 horas, en el Centro de Humanidades de La Cabrera (Avda. de La Cabrera nº 96).

 

Más información:
https://asnmadrid15m.org/category/observatorio-de-las-desigualdades/
asamblea@asnmadrid15m.org

Comparte!