Encuentro de ciudades por el agua pública en Madrid

Marea Azul 15M

La Red Agua Pública (RAP), de la que forma parte la Plataforma Contra la Privatización del Canal de Isabel II/Marea Azul 15M, ha organizado conjuntamente con el ayuntamiento de Madrid el Encuentro de Ciudades por el Agua Pública, que ha tenido lugar los días 3 y 4 de noviembre.

Los objetivos de este encuentro han sido servir de espacio de experiencias e iniciativas en la recuperación de la gestión pública del agua, en el análisis de las potencialidades y debilidades de los procesos de remunicipalización, en la implantación de nuevos modelos de gestión democráticos y participativos, en la aplicación efectiva del derecho humano al agua, poniendo en común estrategias compartidas de colaboración entre los ayuntamientos y las organizaciones sociales.

Han participado expertos nacionales e internacionales, representantes de Administraciones locales y supramunicipales, operadores públicos y movimientos sociales defensores de la gestión pública del agua. Finalmente, alcaldesas y alcaldes de importantes ciudades españolas suscribieron el compromiso con una gestión pública, transparente, participativa y sostenible del ciclo integral del agua.

Las conclusiones generales que hemos extraído de este encuentro son las siguientes:

— La gestión del ciclo integral del agua se enfrenta a una serie de retos técnicos, sociales, medioambientales y económicos que es necesario encarar de manera coordinada y colaborativa entre las asociaciones y organizaciones ciudadanas, operadores, instituciones y Gobierno, unificando luchas. Su objetivo debe ser desarrollar una política de agua sostenible desde el enfoque de lo común y del derecho humano el agua, entendido éste como un derecho a una provisión de servicios de abastecimiento y saneamiento que debe ser garantizada por la Administración pública.

— Por tanto, los operadores públicos deben asumir consecuentemente los criterios generales, normativos y específicos del derecho humano al agua y al saneamiento en lo que atañe a la equidad y universalidad del servicio y a prohibir los cortes de agua a los hogares en situación de vulnerabilidad social, garantizando un mínimo vital para cubrir las necesidades personales y domésticas amparadas por este derecho.

— Las luchas de la ciudadanía contra las privatizaciones de los servicios de agua, tanto en el ámbito local, nacional o internacional, han aportado una experiencia y acervo muy relevantes que se concretan en la necesidad de movilización, colaboración y apoyo mutuo, toma de decisiones democráticas y transparentes, reflexión y proposición de alternativas, y en la generación de redes locales, regionales, nacionales e internacionales.

— Estas luchas han de llegar también a Bruselas, donde se formalizan directivas y tratados comerciales que sientan las bases de políticas privatizadoras o que prácticamente impiden la recuperación de los servicios privatizados.

— Existe una tendencia mundial ascendente hacia la remunicipalización de los servicios de abastecimiento de agua, de forma que en los últimos 15 años se han identificado 235 casos, que han estado motivados por diversas causas entre las que están la corrupción, ausencia de trasparencia, baja calidad en el servicio y subidas insostenibles de las tarifas. Sin embargo, estos procesos no están exentos de dificultades, como las laborales, legales, financieras, etc., ni de presiones por parte de intereses privados que intentan obstaculizarlos, cuando no paralizarlos definitivamente; casos como Valladolid o Terrassa, o en su momento París, entre otros, así lo demuestran.

— Pero el retorno del servicio de suministro de agua a la gestión pública es solo el primer paso; es fundamental que se implementen modelos de gestión que garanticen la participación y control democrático, la transparencia y la rendición de cuentas; en este sentido, existen ejemplos a tener en cuenta, como es el caso de EMACSA en Córdoba, o el Observatorio del Agua de París. Se dispone de una propuesta de modelo concretada en el Pacto Social por el Agua impulsado por la RAP, que ha servido de referente en la articulación de las luchas en muchos territorios.

— Además, los modelos de gestión deberán garantizar la conservación del buen estado ecológico de las masas de agua contando con tecnologías innovadoras y flexibles que contribuyan a asegurar la sostenibilidad a largo plazo.

— En este proceso de lucha también se ha puesto de manifiesto la necesidad de impulsar acciones e iniciativas legislativas, para lo cual es fundamental contar con el apoyo y la coordinación con las Administraciones locales, titulares de los servicios de agua, en la defensa de la gestión pública del agua. Se configura así la necesidad de formalizar una red estable entre la ciudadanía —usuaria de los servicios de abastecimiento y saneamiento—, y las Administraciones locales, que son los titulares de los mismos, por lo que se propone constituir una Red de Ciudades por el Agua Pública que ponga en contacto a todos los sectores sociales interesados en la gestión pública y democrática del agua.

La celebración de este encuentro ha de considerarse un importante hito en el movimiento por el agua pública que ha reforzado la alianza de los distintos actores implicados en la defensa de la gestión pública del agua desde una perspectiva de bien común y derecho humano.

 

Be Sociable, Share!