El Gobierno realizó devoluciones colectivas en Melilla tras oponerse a ellas en Bruselas

TEXTO: Néstor Cenizo / Gabriela Sánchez
eldiario.es

 

Días después de que el Ejecutivo español en funciones se autoproclamase el principal opositor de la devoluciones sumarias en el acuerdo UE-Turquía, el mismo Gobierno ha expulsado de forma colectiva a varios migrantes en Melilla. El 20 de marzo, unas 300 personas de origen subsahariano intentaron saltar la valla de la ciudad autónoma. Algunos de ellos llegaron hasta la última alambrada y permanecieron encaramados a ella durante horas, pero, cuando bajaron de ésta y pisaron suelo español, fueron devueltos de forma automática a Marruecos, como es habitual.

El intento de salto a la valla se produjo al amanecer. El grupo se dividió en dos: unos intentaron entrar por Pinares y los otros por la zona del Río Nano. Algunos de los integrantes de este segundo grupo subieron a la valla, pero una vez que decidieron descender de la alambrada a suelo español fueron “rechazados”, según han confirmado a eldiario.es fuentes de la Guardia Civil en Melilla.

La Delegación del Gobierno se limita a detallar que los migrantes “desistieron y bajaron”, e insisten en que estas personas “no llegaron a España” porque “no superaron el mecanismo antiintrusión”, que, según defienden, incluye a los agentes de la Guardia Civil. Desde la aprobación de la Ley de Seguridad Ciudadana, se creó el término “rechazo en frontera” para amparar las devoluciones sumarias en las fronteras de Ceuta y Melilla.

 

 

 

Comparte!