El dilema de la maternidad

El Roto

Berta González

Salta a la mesa de debate el tema de la gestación subrogada, de los “vientres de alquiler”, como se conoce popularmente. Sin saber muy bien las realidades que están detrás de este concepto, enseguida nos lanzamos: ¿el derecho a tener hijos? ¿El afecto de la madre biológica? Las preguntas son muchas: nos preguntamos qué grado de desesperación puede haber detrás de las mujeres que ceden su vida a cambio de dinero, sin darnos cuenta de que estamos ante un falso dilema. El problema de la gestación subrogada no reside en si una madre es capaz de dar a su hijo, sino en un sistema que comercia con la maternidad.

Se abre entonces otra de esas paradojas que nos rodean a las mujeres. La maternidad es algo sagrado en nuestra cultura, se venera a la madre como si fuera una santa: “ella que nos ha dado la vida”. Su imagen se utiliza en cualquier contexto como símbolo de la grandeza, de respeto, de amor. La madre, sin embargo, queda reducida solo a eso, a ser madre: cuidar, amar, darse por su progenie, sin sentimientos, sin ideas, sin personalidad. Pero claro, si tener descendencia es algo tan maravilloso ¿cómo no va a ser un derecho? Nadie está quitando el derecho de ser progenitor a ninguna persona, faltaría más, pero es que es aquí donde está la cuestión: que hemos entendido mal qué es tener hijos.

Gestación subrogada frente a maternidad desprotegida.

¿Quién quiere ser madre hoy? ¿Qué es ser madre hoy?

 

Comparte!