El delito que sí ha cometido Lagarder Danciu

15M Coslada

El pasado 6 de diciembre de 2016, Día de la Constitución española, Lagarder Danciu fue detenido cuando reclamaba, en un acto público, el derecho a una vivienda digna y adecuada (artículo 47 de dicha Constitución). Tras pasar la noche en el calabozo, salió del mismo con una orden de expulsión de España. El ¿motivo? de la detención, según la Policía, resistencia a la autoridad.

Si usted quiere tener la conciencia tranquila y pensar que vivimos en un país con unas instituciones en las que cabe confiar y que garantizan los derechos de todos, deje de leer los siguientes párrafos y siga disfrutando de su vida.

Si por el contrario, tiene alguna sospecha y se decide a seguir leyendo, le seguiremos contando: tras visualizar el vídeo de la detención del activista, no se aprecia “agresión” alguna a los agentes del orden, y tampoco que, en ningún momento, Danciu sea una amenaza para la Policía. De hecho, es puesto en libertad sin cargos 27 horas después de su detención.

Volvamos al principio entonces. El ¿motivo? de la expulsión del país.

Quizás sea organizar un campamento de personas sin techo en un turístico paseo sevillano para reclamar derechos para las personas sin hogar…

Quizás visibilizar por toda España a este colectivo absolutamente olvidado…

Quizás servir de precedente para que grupos de vecinos y ciudadanos se organicen para ayudar a las personas sin techo en sus barrios y ciudades…

Quizás denunciar la privatización, a las ONGs y el lucro que se mueve en torno a la exclusión social…

Quizás no caer bien a ningún partido político…

Quizás no estar en las instituciones…

Quizás criticar a las instituciones por su falta de acción y a la sociedad por nuestra falta de empatía…

Pero puede que en esta ocasión se condene, por encima de todo, el quebrantamiento del orden y el simbolismo que lo envuelve.

Más allá de sus acciones, Lagarder tiene miles de seguidores en las redes y es un potencial elemento desestabilizador de un orden establecido en el que, ya hace tiempo que algunas lo venimos denunciando, interesa mantener a un sector de la población en perenne exclusión y cultivar en la sociedad un sentimiento de indiferencia hacia los más excluidos, delegando estos “problemas” a empresas como las que ya controlan los albergues, por ejemplo.

Según le han comunicado, supone un peligro social para los intereses del país. “¿Para qué intereses?”, nos preguntamos.

Quebrantar un “orden” a través del cual se comercializa y negocia con la exclusión social de las personas, de “los nadies”, de “los invisibles”, es el verdadero delito de Lagarder Danciu.

Be Sociable, Share!
Etiquetas: ,