Campaña RMI. Un derecho fallido para los hogares en situación de emergencia

Red de Invisibles de Madrid

El presente texto es una parte del borrador de trabajo preparado por la Red de Invisibles de Madrid, que ofrecemos con carácter abierto a todos aquellas asambleas del 15M, colectivos y personas interesadas en participar en una Campaña RMI cuyo objetivo fundamental es llegar a los hogares en situación de emergencia social que no acceden a los derechos establecidos para ellos por la ley de 2001, a fin de exigir su cumplimiento inmediato. El texto completo se puede descargar desde: https://goo.gl/1xlknJ.

Desde la experiencia del paro de larga duración, el empleo precario y la ausencia de ayudas públicas, exigimos el cumplimiento de una ley de mínimos que se creó como última red de apoyo para aquellos hogares con ingresos tan bajos que padecen todo tipo de penurias, hasta el punto de pasar hambre y ser echados de sus casas por impago. Dicha ley, aprobada por la Asamblea de la Comunidad de Madrid en 2001, reconocía a esas familias “el derecho a disponer de medios económicos para hacer frente a las necesidades básicas de la vida… y el derecho a recibir apoyos personalizados para la inserción laboral y social” (preámbulo de la Ley 15/2001 de RMI). Dos medidas que los poderes públicos deben promover y la ciudadanía afectada percibir, no como prestaciones asistenciales, sino como derechos exigibles con rango de ley. Existen otras propuestas más ambiciosas de renta básica universal o de renta mínima para las personas en paro sin ninguna prestación; la presente campaña se limita a reclamar el cumplimiento de una norma que ya existe.

Quince años después de aprobada la Ley de Renta Mínima, las medidas de acompañamiento para la inserción laboral se fueron reduciendo hasta suprimirse del todo en 2013, y la inmensa mayoría de los hogares “pobres” sigue sin percibir la Renta Mínima. La ley no establece con precisión cuáles son esos hogares con bajos ingresos, por lo que se toman como referencia los situados bajo el umbral de la pobreza (por debajo del 60% de la mediana de renta) o los que padecen pobreza severa (por debajo del 30%):

• Si partimos de los hogares bajo el umbral de riesgo de pobreza, tal como hace la Asociación Estatal de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, la cobertura de la RMI en 2014 solo llegaba al 6% de sus potenciales destinatarios: 22.187 hogares perceptores a lo largo del año, de los 367.000 que se encontraban bajo el umbral de la pobreza según la Encuesta de Condiciones de Vida de ese año.

• Si tomamos como referencia el criterio más restrictivo de la pobreza severa, la cobertura de la RMI llegaría al 17% de los 133.000 hogares que se encuentran en esa situación. Hay que destacar que este colectivo en extrema pobreza ha aumentado un 70% entre 2009 y 2014, y afecta ya a una de cada veinte familias.

En conclusión, entre el 83 y el 94% de los hogares con bajos ingresos no acceden a la renta mínima que la Asamblea de la Comunidad de Madrid creó para ellos. Se trata, por tanto, de un derecho fallido que condena a la exclusión social a más de 300.000 personas que viven en hogares con pobreza severa (cerca de un millón si el umbral lo ponemos en la pobreza moderada) (continúa en: https://goo.gl/1xlknJ).

Quien quiera formar parte de esta campaña abierta puede mandar sus propuestas hasta el día 31 de marzo y/o participar en la reunión definitoria el viernes 8 de abril en el ESLA Eko (C/ Ánade, 10), a las seis de la tarde.

 

Comparte!
Etiquetas: ,