Agresiones policiales en un desahucio sin alternativa de vivienda en Alcorcón

PAH ALCORCÓN

Y Maxi y sus cinco hijos no se quedaron… Después de más de una semana acampando en la puerta del ayuntamiento de Alcorcón para reclamar una solución habitacional para ella y su familia, fue desahuciada de una manera cruel e inhumana.

Es cierto que el casero es dueño de un edificio entero y que Maxi y su pareja, estando en paro y con una familia numerosa, no pudieron hacer frente al alquiler y dejaron a deber cerca de dos mil euros. Pero es igual de cierta la desmedida presencia policial (seguro que cuesta más que la deuda del alquiler) desde más de diez horas antes del desahucio acordonando el portal y las calles cercanas.

Tristeza desmedida al contemplar la violencia policial que hirió a varias compañeras que pacíficamente trataban de evitar esta injusticia de ver a una familia numerosa humilde y trabajadora en la calle. Pero sin duda la indignación mayor proviene del alcalde de Alcorcón, David Pérez, del PP, y de su equipo de gobierno, que nos dicen con una chulería inmensa que ni tienen ni quieren tener viviendas de emergencias para casos como éstos. Es preciso mencionar que en este municipio existen cientos de viviendas de entidades financieras y públicas y de la empresa municipal EMGIASA vacías y sin uso, contraviniendo el fin social de la propiedad consagrado en la Constitución Española.

Indigna comprobar que un alcalde que cobra más de 90. 000 euros al año, que posee tres grandes propiedades, diga que no hay dinero ni soluciones justas en este ayuntamiento para desahuciados, mujeres víctimas de violencia machista y emergencias varias.

En el pleno, ya que el PP gobierna en minoría, se aprobó que se firmaran convenios de colaboración con entidades financieras para que éstas otorgaran alquileres sociales para tales circunstancias. Su respuesta fue la de siempre: “Con los bancos no vamos a hablar de eso”.

Inician huelga de hambre

Ante esto, Maxi y otra compañera de PAH Alcorcón se han puesto en huelga de hambre para reclamar su derecho constitucional consagrado en el art. 47 CE, el derecho a techo. No hay respuestas de momento ni del alcalde ni de la señora Cifuentes (responsable del antiguo IVIMA, ahora llamado Agencia de Vivienda Social). Es curioso ver cómo en el municipio con más banderas españolas por metro cuadrado y que se declara amigo de la infancia se deje en la más absoluta indefensión a muchas familias con menores que piden simplemente que se cumplan los derechos humanos en lo relativo a vivienda y alojamiento.

No nos rendimos. Seguimos y seguiremos hasta que no existan casas sin gente ni gente sin casa en Alcorcón.

 

Be Sociable, Share!